12 de mayo de 2017 11:51 AM
Imprimir

Warrant, un valioso instrumento que necesita ser actualizado

Es una herramienta muy útil para financiarse y no vender a un mal precio la producción. Sin embargo no es para todos y la actual ley necesita ajustarse a los tiempos actuales. Hay un proyecto en danza en la Cámara de Diputados.

El warrant es un instrumento sumamente utilizado por productores, industriales y comerciantes de nuestro país y que ha permitido un crecimiento importante para aquellos que supieron y pudieron utilizarlo. Se puso en marcha mediante la Ley Nº 9.643 del año 1914 y se ampliaron sus alcances a través del Decreto 165 del año 1995, que extendió la nómina de mercadería que podían ser sujetas a depósito a aquellas de origen extranjero libradas en plaza como consecuencia de una importación definitiva para su consumo.

El warrant permite financiar, principalmente, las producciones estacionales de bienes que presentan una demanda continua durante todo el año. Estos bienes caen de precio durante su momento de cosecha o producción y luego tienen una mejora durante el resto del año. En síntesis, el warrant permite al productor, o a quien lo use, hacerse de liquidez en el momento de la cosecha y no malvenderla, poniendo como garantía la propia producción.

El crecimiento de su uso ha sido exponencial, desde los 3,4 millones de pesos en el año 1991 hasta los 18.679 millones de pesos en 2014, alcanzó a todo tipo de productos, primarios e industriales, con un amplio desarrollo regional. En tal sentido, se destacan productos agrícolas como arroz, trigo, soja, lino, sorgo, maíz y girasol e industriales y no tradicionales como leche en polvo, jugos elaborados, yerba, té y tabaco, en particular en provincias como Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes, Jujuy, Misiones, Mendoza, San Juan, Río Negro y Buenos Aires.

La realidad nos indica que la creciente utilización y los beneficios alcanzados por aquellos que los tomaron, hace menester generar una profunda actualización que modifique este régimen jurídico en materia de certificados de depósitos y warrants para que se pueda ampliar y diversificar la herramienta y permitir que accedan a ella y consecuentemente a financiamiento ágil y barato- los productores agropecuarios que no están en condiciones de acceder a créditos por los medios tradicionales; así como aquellos que trabajan más allá de las zonas de producción agropecuaria tradicional como la pampa húmeda, tales como los arroceros, o los productores de algodón, limones, frutas, vino, queso o azúcar, por mencionar algunos ejemplos.

A lo dicho, es importante sumar la posibilidad que brinda el warrant a los productores para retener su producción hasta poder venderla en el mejor momento y que constituye otra cualidad para ampliar y diversificar el uso de esta herramienta.

NUEVOS TIEMPOS PARA LOS WARRANTS

En el marco de esta necesidad de aggiornarlo a las necesidades de un sector agropecuario creciente y de actualizar y ampliar los instrumentos de financiación para los productores con un mayor alcance, la semana pasada ingresó a la Cámara Baja un proyecto de actualización presentado por el Diputado Nacional Luis Basterra (Formosa FPV-PJ), que prevé cuestiones interesantes de ser debatidas y puestas a consideración de los interesados y de la legislatura nacional.

Entre ellas, es importante mencionar que bajo la norma actual para emitir un warrant hay que firmar un libro físico con el obvio problema para los productores alejados de los centros urbanos. El proyecto presentado tiene como objeto reimpulsar la utilización del instrumento, por eso uno de sus puntos fundamentales la agilización de la tramitación de los warrants, haciéndolo vía electrónica, es decir, que desde internet se lo podría gestionar.

Otra punto fundamental es la posibilidad de separación del agente emisor del certificado (warrant), de quién sea el depositario de la mercadería, favoreciendo de esta manera que se amplíen los lugares para el almacenamiento sin necesidad de traslado físico de la mercadería, además de brindar a los diferentes sectores de la producción, mayor seguridad respecto de los bienes que ponen en custodia. El Emisor, en este caso, sería supervisado por la Comisión Nacional de Valores (CNV), y facilitaría la administración del instrumento, confiriéndole mayor seguridad y versatilidad, ahorrando tiempos y costos, como así también facilitar y agilizar su negociación en el mercado.

El proyecto presentado permite diversificar las fuentes de financiamiento tratando especialmente el acceso al mercado de capitales mediante la posibilidad de renovación total o parcial del certificado; de negociación de los certificados de depósito en los mercados de futuros y opciones y/o cámaras compensadoras junto con las bolsas de comercio con mercado de valores adherido; de emisión de certificados de depósito y warrants escriturales para los fines de negociación bursátil y entrega en garantía en Cámaras Compensadoras que actúen en el ámbito de Mercados de Futuros y Opciones, previa autorización de la Comisión Nacional de Valores;

De esta manera, dotará de mayor transparencia al sistema, además de diversificarlo, ya que, alcanzaría a diferentes regiones del país extendiendo su uso en las economías extra pampeanas.

La propuesta incorpora especies vivas, y distintas etapas de procesamiento, así también mercaderías de origen extranjero y contempla un alargamiento de los plazos del warrant hasta 12 meses.

Según Basterra, la modernización de la ley actual, permitirá una mayor expansión en el uso de la herramienta, expresando ampliamente su potencial y, afianzándose como instrumento de crédito.

“Además, constituirá un aporte sustancial para financiar la producción nacional, aunque no definitivo, sin duda es un paso que será necesario complementar con otros, que permitan ampliar el volumen de créditos como su acceso a los mismos, especialmente para los pequeños productores y productores familiares, con los cuales hay que seguir trabajando, contemplando sus necesidades y dificultades”, resaltó .

El legislador formoseño remarcó “han pasado por esta Cámara numerosos proyectos de diversos sectores políticos vinculados con este instrumento. Sin embargo, a la fecha no se ha podido actualizar el régimen establecido por la ley 9.643. En tal sentido, la modificación de la ley de warrant es una deuda pendiente y urgente”.

AUTORIDADES DE APLICACIÓN

El Ministerio de Agroindustria será la Autoridad de Aplicación de la ley, estableciendo un adecuado y preciso régimen de control de las empresas de depósitos, definiendo funciones y requisitos para constituirse como instituciones destinadas a realizar tal actividad.

Por su parte, la Comisión Nacional de Valores será autoridad de aplicación específica con carácter exclusivo y excluyente, a los fines de la regulación y supervisión de la negociación de los certificados de depósito o warrants en las bolsas de comercio con mercado de valores adherido o por Mercados de Futuros y Opciones y/o Cámaras Compensadoras que actúen en su ámbito y de lo establecido en el artículo 59 de la ley 20.643.

El corriente año tiene la particularidad de ser un año electoral, pero más allá de esto es necesario poner en debate cuestiones sumamente importantes para la actividad productiva de la Argentina , algunas pendientes del año anterior y otras como esta que puedan aportar herramientas valiosas para el despegue de la economía argentina.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad