14 de mayo de 2017 01:59 AM
Imprimir

Una insólita diferencia con China complica las negociaciones comerciales

La Argentina dice que tiene un déficit de casi 6 mil millones de dólares en el intercambio comercial con el gigante. Beijing dice que es un tercio.

La llegada de Mauricio Macri a China persigue un objetivo: hacer negocios con el gigante asiático y achicar el déficit comercial con aquel país. El defasaje entre importaciones y exportaciones al gigante asiático es el mayor registrado por Argentina comparado con cualquier otro país del mundo. Pero una traba complica las pretensiones del Gobierno. Según el INDEC, en 2016 el déficit comercial alcanzado por Argentina con China fue de US$ 5.951 millones. Pero para el organismo de estadísticas chino, ese déficit fue de menos de la mitad, de apenas US$2.084 millones. En el Gobierno temen que esta diferencia complique las negociaciones.

La diferencia en los números no es sutil: los chinos no reconocen que colocan en la Argentina mucho más productos de lo que compran al país. Por eso, el Gobierno impulsó la creación de un “grupo de trabajo” conformado entre técnicos del INDEC y del Ministerio de Comercio de China para analizar conjuntamente la insólita diferencia.

Según confiaron a Clarín fuentes oficiales, tras dos reuniones -la última en diciembre pasado- ambos organismos de estadísticas no lograron detectar el motivo de las diferencias. Los chinos no ven falencias en su medición, aunque reconocen tener también algunas diferencias en la balanza comercial con otros países.

Aunque la credibilidad del INDEC estuvo bastardeada desde la intervención kirchnerista, tampoco los técnicos que responden al actual titular del organismo, Jorge Todesca, hallaron aún inconsistencias en la metodología de la balanza comercial. “No tenemos sospecha alguna que explique semejantes diferencias estadísticas”, dijo a Clarín una fuente que interviene en dicha revisión. “Y si la anterior gestión manipuló ese número, algo que aún no nos consta, tampoco entendemos la motivación”, explica. “En 2014 y 2015 también ha habido diferencias, pero no se dieron a conocer”, revela.

Según pudo saber este diario, las principales diferencias entre el número de exportaciones e importaciones a China se dan en los rubros de maquinaria, equipos y material eléctrico y semillas y frutos oleaginosos. La inconsistencia sobre este último rubro es la que mayores dolores de cabeza le generaría a la comitiva oficial que visitará China con el objetivo de incrementar la exportación hacia ese país de todo tipo de frutas.

Pero las discrepancias no son terreno exclusivo de China. En los últimos meses el Gobierno detectó que la Argentina tiene diferencias en la balanza comercial con otras naciones. “Encontramos diferencias con otros países”, reconoció a Clarín un funcionario, aunque prefirió “no dar más detalles”.

En su paso por China, economistas y técnicos del Gobierno intentarán revisar las diferencias estadísticas. Uno de los miembros de la comitiva tiene pocas expectativas sobre una pronta solución. “La meta es intercambiar bases de datos para concluir resultados recién en 2018”, se lamenta ese funcionario de la Casa Rosada.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad