16 de mayo de 2017 11:06 AM
Imprimir

Brote de rabia en el norte de Cordoba

Cinco localidades en cuarentena por reportar vacas infectadas a través de la mordedura de murciélago.

Un brote de rabia en el norte provincial dejó en cuarentena a cinco localidades. La mordedura de murciélagos que se alimentan de sangre (más conocidos como vampiros) arrojó resultados positivos para rabia en ganado bovino. Por el momento no hay personas infectadas con el virus, confirmaron fuentes del área de Epidemiología de Córdoba.

“El protocolo indica que en 10 kilómetros a la redonda, desde donde se reportó un caso, se debe vacunar a todos los animales, porque también pueden verse afectados los pequeños como perros y gatos”, informó Laura López, responsable de Zoonosis del Ministerio de Salud provincial.

En el procedimiento también interviene el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), buscando las colonias de murciélagos y realizando un control de densidad de población. Por el momento no se reportaron casos de personas infectadas y se encuentra en estudio la muestra de un gato, en la zona de Río Pinto, que podría dar positivo para este tipo de rabia, que es diferente a la trasmitida por mordeduras de perros. Esta produce parálisis flácida.

En el caso de los humanos, quienes sí se encuentran bajo riesgo son los peones rurales o aquellos que están en contacto con el ganado bovino o equino. El virus se aloja en las mucosas (nasales, oculares y en la boca) y no se transmite a través del consumo de carne.

Los campos afectados por los casos de rabia en bovinos son los siguientes: Cruz del Eje, San Marcos Sierras, Los Ramblones, Ischilín y zona rural de Quilino. En todos esos lugares, Senasa intervino para controlar las poblaciones de murciélagos. Indica la vacunación de todos los animales. Y hasta que eso no suceda, se impide el ingreso y egreso de ganado a los establecimientos agropecuarios ubicados en esas ciudades.

¿Quiénes sí deben vacunarse? Peones rurales, productores y personas que hayan tenido contacto de riesgo con animales infectados: que realicen faenas familiares, que hayan tocado tejido cerebral, nariz, boca y ojos del ganado. Y todos los animales grandes y pequeños de las zonas donde se detectaron positivos.

En el caso de los gatos y perros, el riesgo es al estar en contacto con los cadáveres en descomposición de las vacas afectadas. Los productores están obligados a realizar la prevención y el Estado, a garantizar vacunas en caso de que los trabajadores no cuenten con los medios para hacerlo.

Los habitantes de zonas en cuarentena que hayan sido mordidos por perros necesitan consultar con el centro de salud más cercano. Sólo por la mordedura no significa que estén afectado por el virus.

Córdoba registró hace dos años por primera vez un brote de este tipo de rabia, que tiene que ver con las colonias que forman los vampiros y los ciclos del virus. Este es el segundo. En Argentina no se registran casos de rabia en humanos, por la directa mordedura del murciélago, informó López.

“Los vecinos no deben asustarse. Si tienen dudas, consultar con el centro de salud más cercano”, finalizó.

La vacuna contra la rabia se administra en tres dosis y protege contra todos los virus.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad