16 de mayo de 2017 17:02 PM
Imprimir

Frigoríficos disparan contra Marcos Peña !!!

Denuncian presiones a ministerios en beneficio de sectores marginales.

Según la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) a pesar de que el nuevo sistema comercial implementado por la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario (SUCCA) existe intranquilidad dentro de la familia de la industria cárnica.

Si bien el mecanismo de comercialización llevó a un alto grado de cumplimiento en la recaudación (se habla de 98%) lo que significa un duro golpe para la actividad marginal, la preocupación surge sobre contradicciones de “altas autoridades del ministerio de Agroindustria” e incluso de la jefatura de Gabinete de Ministros.

La primera sorpresa de la cadena cárnica surgió cuando “lamentablemente, ante las indicaciones y contraindicaciones recibidas desde las altas autoridades del ministerio de Agroindustria, esta semana la SUCCA ha reabierto el Frigorífico de Suipacha, luego de las insistentes e incomprensibles presiones ejercidas por el Intendente de esa localidad, Alejandro Federico”.

La Ciccra señala además que “las autoridades de AFIP y del ministerio de Trabajo, a instancias de funcionarios de la Jefatura de Gabinete, han decidido cazar en el zoológico, aumentando la presión de fiscalización en aquellas empresas que se han comprometido con la aplicación de la nueva normativa implementada por la SUCCA, en lugar de aumentar la presión de fiscalización sobre las seudo-cooperativas de la industria , que con la complicidad del INAES, continúan desarrollando su actividad evadiendo impuestos nacionales, provinciales, previsionales y manteniendo cautivos a sus operarios en una condición de casi esclavitud, lo hacen sobre la industria formal”.

Pero las críticas se extienden también a Jorge Dillon, responsable del Senasa, porque según Ciccra “es incomprensible el accionar del Senasa en el tratamiento que les da a las mismas seudo-cooperativas, manteniendo abiertas algunas plantas luego de que el informe del inspector del organismo sanitario dice que la planta es inviable”.

En lo que es un doble discurso del organismo sanitario, Ciccra, subraya que al mismo tiempo el Senasa “desarrolla una política de control sobre el grupo de frigoríficos dedicados al consumo que apoyan y cumplen con las nuevas formas de recaudación”. De ese modo el organismo sanitario “con su errático comportamiento de mirar para otro lado a frigoríficos marginales y de presionar con auditorías sanitarias y hasta contables a los industriales asociados a nuestras entidades, genera un efecto de pinzas sobre el sector formal del consumo.

Al principio de la Administración Cambiemos “desde la industria frigorífica teníamos la esperanza de que el INAES interviniera activamente para regularizar” la situación de falsas cooperativas “cosa que lamentablemente no ha ocurrido y hoy el ente que debe verificar el fiel cumplimiento de las obligaciones continúa sin intervenir para evitar que cooperativas de trabajo comercialicen carne y subproductos incumpliendo el objeto principal de la cooperativa”, resaltan desde Ciccra.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad