18 de mayo de 2017 21:35 PM
Imprimir

En el campo crece la inquietud por el atraso cambiario y empezaron a retener la cosecha

El senador macrista y productor Alfredo de Angeli afirmó que "no hay que darle importancia" al dólar.

Es uno de los pocos sectores de la economía argentina que mantiene márgenes como para competir globalmente. Sin embargo, en el campo, niña mimada del modelo macrista, ya empezaron a encenderse luces amarillas por el atraso cambiario.

 

El tema todavía no da para un reclamo explícito, pero entre los grandes productores ya empieza a inquietar la combinación de alta inflación con dólar estacionado en torno a los 16 pesos, más allá de que este jueves haya pegado un pequeño salto.

El gran interrogante en el sector es si después de las elecciones de octubre el Gobierno se animará a corregir fuerte la cotización, para que no sólo el campo sino sobre todo la industria recupere rentabilidad y pueda competir.

Es que, en plena época de cosecha gruesa y con un dólar que si hubiera acompañado la inflación debería cotizar en torno a los $ 19, la mayoría de los productores más grandes están decidiendo retener los cultivos como moneda de reserva de valor.

No es un tema menor en función de la súper cosecha de soja y maíz que se espera durante la presente campaña 2016/17 (en el sector se estima una producción de 56,5 millones de toneladas de soja y 40 millones de maíz).

La estrategia es clara: con los actuales precios internacionales de los commodities agrícolas -la soja cotiza en torno a 3800 pesos en Rosario- y el atraso cambiario, los consultores recomiendan vender la cosecha cuando se corrijan estas variables.

Pero no es una estrategia del todo segura. En el campo nadie sabe a ciencia cierta si la Casa Rosada corregirá el tipo de cambio en un año electoral con el riesgo de que la inflación (que superó el 9% en el primer cuatrimestre) se dispare aún más.

Y el Gobierno juega a no dar señales claras al respecto. En diálogo con La Política Online, el senador nacional Alfredo de Angeli, dijo que “el dólar debe ser una palabra que no tendría que tener más importancia en la producción argentina”.

“Hay que trabajar por la reducción de impuestos y abaratar los costos de producción”, señaló De Angeli. “Si tenemos que tocar el dólar vamos a caer en lo que hicieron otros gobiernos que al fin y al cabo fue generar más inflación y más pobres”, agregó.


Macri y el ministro Buryaile visitaron este jueves el stand de productores argentino en la feria de alimentos de Shangai.

A estos dichos del senador de Cambiemos se suma lo que en marzo dijo el titular del Banco Nación, Javier González Fraga -que reveló este medio- acerca del atraso cambiario “que puede durar años” y su recomendación a “endeudarse en dólares”.

Por su parte, el consultor económico, Salvador Di Stefano, comentó a LPO que “no creo que estemos ante una fuerte suba del dólar. En mayo y junio rigen vencimientos impositivos y no hay espacio para comprar dólares por lo que seguirá débil”.

Respecto al futuro de la cotización de la moneda norteamericana, Di Stefano afirmó que “en un año es razonable y esperable que se ubique en $ 18,40 teniendo en cuenta que la tasa que miden los precios futuros es del 19% anual”.

“Con esta tasa del 25,5% anual a 35 días, la recesión que se siente en la calle y el achique de pesos que están llevando adelante, preveo que el año 2017 terminará con una inflación cercana al 20% anual”, concluyó el especialista.

En tanto, a medida que avanza la cosecha se incrementa al mismo tiempo la liquidación de dólares por parte de los agroexportadoras que la semana pasada ingresaron u$s 536 millones y en lo que va el año esa cifra asciende a u$s 7.733 millones.

Lo cierto es que el atraso cambiario está generando un aluvión de importaciones en el sector de maquinaria agrícola. El dato es que en el primer cuatrimestre de 2017 se importaron 30 sembradoras (en igual periodo del año pasado se declaró solo una).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: LPO

Publicidad