19 de mayo de 2017 01:49 AM
Imprimir

¿Considera necesario la iluminación del establo?

Artículos académicos señalan que una forma de mejorar la producción de una vaca lechera podría ser mediante la exposición de la misma a una luz artificial por la noche. Sin embargo, expertos y ganaderos del país no lo consideran necesario.
En un texto de la empresa Semex exponen que esta técnica es conocida como iluminación de control del fotoperiodo y puede traer ventajas como: incrementar la producción de leche, mejorar el crecimiento de las novillas y brindar condiciones de trabajo más agradables y seguras.
Este tipo de prácticas generalmente se utilizan en países en donde los días son más cortos.
Estudios revelan que implementar programas de iluminación en los que se manejen entre 16 y 18 horas de luz y entre 6 y 8 horas de oscuridad por día, podrían aumentar sustancialmente la producción de leche.
Al parecer una vaca produce más leche cuando registra un paso del día más largo en sus ojos y en su cerebro.
Aquí juega un papel fundamental la glándula pineal también conocida como tercer ojo, la cual es una pequeña glándula endocrina que se encuentra en el cerebro encargada de controlar la cantidad e intensidad de la luz y de producir melatonina.
Un artículo publicado en la página web de la empresa De Laval explica que la baja intensidad de luz estimula una secreción pineal que incluye la melatonina y los niveles más elevados de luz reducen ese proceso.
En este mismo documento se expone que en las vacas lactantes, los niveles de melatonina aumentan en los días cortos u oscuros, es decir en días donde hay menos luz diurna.
Según el texto, lo anterior puede llegar a reducir el apetito, la producción de leche y la actividad de las vacas. Por ende, al aumentar la intensidad de la luz hasta un valor medio de 180 luxes se reduce el nivel de melatonina y aumenta la actividad de las vacas.
Por su parte Francisco Niño, médico veterinario y experto en ganadería de leche explicó que en su experiencia no ha conocido una empresa pecuaria que haya implementado este tipo de manejo en sus vacas lecheras.
Considera que de por si la explotación lechera ya es un proceso anti natural como para someter las vacas a este tipo de procesos artificiales de iluminación para aumentar su producción.
Comentó que debido a que son muy pocas las explotaciones en el país que manejan la estabulación o la semi estabulación, el hecho de colocar una muy buena iluminación en los establos no se podría poner en práctica.
En Colombia la gran mayoría de vacas se encuentran en pastoreo por lo cual resultaría complicado proveer cualquier tipo de iluminación”, sostuvo.
Otros aspectos que se podrían analizar es que algunas fincas ni siquiera cuentan con energía eléctrica. Por otro lado, en diferentes ocasiones ganaderos le han manifestado a este medio que los costos de las facturas de la luz ya de por sí son muy altos y la rentabilidad del negocio es tan bajo que no justificaría una inversión de ese tipo
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Contexto Ganadero

Publicidad