21 de mayo de 2017 02:04 AM
Imprimir

Un boom que no es tal

Ante versiones que destacan el boom de la ganadería o la maquinaria agrícola, conviene aclarar la situación de quebranto en la cual todavía permanecen algunas actividades productivas en la provincia. Muchas, están literalmente “bajo el agua”.

El término boom viene siendo utilizado con creciente frecuencia para describir los números del crecimiento de la venta de sembradoras, cosechadoras, tractores o máquinas aplicadoras. Y es cierto, sobre todo porque ante la nada misma de los últimos años, los números impresionan. También se usa para reflejar el cambio de tendencia en la ganadería, donde -muy lentamente- se empieza a percibir una recomposición del stock, pese a los precios del gordo y el ternero, que claramente vuelven a perder contra la inflación y la estructura de costos productivos, financieros e impositivos.

Para muchos lectores desprevenidos del ámbito urbano, incluso, la eliminación de las retenciones a las exportaciones es una “ventaja” que el gobierno de Macri “regala” a un sector, el que supuestamente sigue en manos de los grandes terratenientes.

Tranqueras adentro, la verdad es bien distinta. La ganadería inicia un lento proceso de repunte luego de una década de caída libre que significó “la mesa de los argentinos”. A la lechería no le cierran los números por ningún lado, con tambos que cierran, y una crisis que finalmente también llegó a las industrias. Hasta la soja, que “pintaba” para récord, se termina de cosechar a las apuradas, con números modestos y rindes muy desparejos. “No hay sensación de bonanza ni clima de negocios. Los bajos precios torpedean los resultados”, dice el Ing. Agr. Carlos Marín Moreno, vocero de CREA por años. “Coseché 45 qq/ha, pagué todas las cuentas y no me quedó nada para la próxima siembra”, cita a un contratista que no se cubrió a tiempo. “La soja y el maíz valen menos que el año pasado en pesos y los costos aumentaron. Las cuentas no dan”, sentencia con crudeza. En definitiva, más que un boom, muchos productores se encuentran más cerca de una implosión, cercados por un escenario volátil e impredecible. El agua, vuelve a enseñorearse de la campaña.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad