22 de mayo de 2017 13:32 PM
Imprimir

La recría a campo resulta fundamental si el objetivo es aumentar las exportaciones

Transcurridos los primeros meses de 2017, se confirma que la fase de retención se está ralentizando (42% de hembras en la faena en el periodo enero-abril de 2017 vs 40% para el mismo periodo de 2016) y que la faena es superior a la del año pasado (5% superior a la faena de 2016, considerando […]

Transcurridos los primeros meses de 2017, se confirma que la fase de retención se está ralentizando (42% de hembras en la faena en el periodo enero-abril de 2017 vs 40% para el mismo periodo de 2016) y que la faena es superior a la del año pasado (5% superior a la faena de 2016, considerando el periodo enero-abril).

Este cambio podría atribuirse a la faena de hacienda más pesada, derivado de la implementación por parte de la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario, a partir del 1º de marzo, del nuevo sistema de fiscalización de la cadena cárnica, destinado a transparentar la operatoria comercial y reducir la evasión impositiva.

El ternero de invernada mantuvo precios bastante estables y la relación ternero-novillo fue achicándose conforme avanzó la zafra, para ubicarse en 1,20 (mayo/2017). Sin embargo, en términos relativos, es similar a la del mismo mes de 2016. Esto llevará un poco de aire a las actividades de engorde, que contaban con la rentabilidad bastante acotada. A esto contribuiría, además, un precio del maíz muy planchado, dada la muy buena cosecha que se espera.

La recría a campo resulta fundamental si el objetivo es aumentar las exportaciones, dado que la producción de novillos pesados requiere de esta etapa previa. Este año, de todas maneras, los envíos al exterior se estima aumentarán en forma moderada (un 13% más que en 2016).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista la Chacra

Publicidad