23 de mayo de 2017 12:06 PM
Imprimir

Frigorífico del grupo Marfrig apoya plan de carnes puntano

El gobierno de San Luis impulsa un plan de carnes que permitirá reabrir cinco frigoríficos en la Provincia. Estiman que el precio de la carne bajará 20 por ciento. Mas puestos de trabajo.

Dos altos directivos de “La Morocha”, el frigorífico del Grupo Marfrig que en Villa Mercedes faena 14 mil vacunos por mes con 620 empleados, y exporta a más de diez países, dieron su expreso respaldo al Plan Carnes San Luis, lanzado el mes pasado por el gobierno puntano para generar 800 nuevos empleos y bajar un 20% el precio de la carne, a través de la reactivación de cinco frigoríficos provinciales.
“Generar nuevos empleos en la provincia y abaratar el costo de la carne son dos propuestas muy loables y por ello ofrecimos compartir información, ya que consideramos que el plan es bueno”, dijeron los máximos directivos del frigorífico “La Morocha”, del Grupo Marfrig, al elogiar los beneficios que propone el Plan Carnes San Luis.
Gerardo Zarratea, gerente de la planta que trabaja con 620 empleados, y Ricardo Esteban, gerente de comercialización en el mercado interno de la carne y subproductos, adelantaron en una entrevista exclusiva con ANSL que además se sumarán a la red de frigoríficos provinciales propuesta por el gobierno para que más animales de San Luis sean faenados en la provincia, así lo indicó la Agencia de Noticias San Luis (ANSL).
Esteban consideró que la iniciativa oficial para bajar el precio de la carne otorgará paralelamente mayor prolijidad al mercado puntano.
La semana pasada se reunieron con el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Cristian Moleker, y el responsable del Plan Carnes San Luis, Sebastián Lavandeira. Los directivos ofrecieron detalles del comportamiento del mercado local de la carne con sus productos, que comercializan a un precio 10% promedio menor al de la competencia, un objetivo que coincide con el plan del gobierno de San Luis.
Zarratea ofreció al gobierno abrir la planta para las visitas técnicas necesarias para aportar a la puesta en marcha de los cinco frigoríficos provinciales.
“La Morocha” tiene una gran participación en el mercado de San Luis con la venta de carne y el plan oficial busca, entre otros objetivos, que más hacienda se produzca y faene en la provincia, señaló Esteban. “Para lograr ese objetivo hemos planteado algunos aspectos vinculados al emprolijamiento general del mercado de la venta de carne de San Luis, tanto desde el punto de vista sanitario como impositivo, que no es patrimonio exclusivo de la provincia”.
El problema que arrastra desde hace muchos años la industria frigorífica hace que a las empresas formales, con todo su personal en blanco, sus impuestos pagos y que cumplen con las exigencias sanitarias, se les haga difícil competir con empresas que tienen otro tipo de conductas.
Para el directivo, el Plan Carnes San Luis puede ayudar a lograr ese “emprolijamiento” con igualdad de reglas de juego para todos los que están en la provincia: “Si se logra este objetivo, será un plan positivo para todos, tanto para el proyecto del gobierno provincial como para las industrias locales”.
Cómo se produce en “La Morocha”
En el establecimiento de Villa Mercedes ingresa la hacienda en pie para faena, le sigue el cuarteo, despostada y conservación en frío, para terminar con la distribución de la carne.
Todos los subproductos originados del proceso de faena y despostada se procesan en la misma planta, como cebo y harinas, que se comercializan. Posee además una planta de secado de sangre también para venta.
En esta planta trabajan a diario 620 personas, entre empleados directos e indirectos contratados para determinados servicios, como vigilancia, comedor y transporte.
La faena asciende a 140 mil animales por año, una cifra equivalente unas 12 a 14 mil por mes.
Es una planta muy integrada con el mercado interno, dijo Esteban: “Las restricciones que tuvo la industria exportadora, que rigieron hasta hace poco, y las dificultades para exportar, llevaron a que este frigorífico tuviera una importante participación en el mercado interno”.
Esa participación es bastante elevada y aún hoy se mantiene, por precios internacionales y atraso cambiario. De la faena total, un 65% se vende en casi todas las provincias.
De todos modos destacó que la exportación es un objetivo de crecimiento, porque es una planta preparada para envíos al exterior: “Eso no indica que se deje de producir para el consumo interno, sino lo contrario. Se potenciaría la capacidad productiva de la planta, que hoy está al 70% de sus posibilidades, fundamentalmente porque hoy falta el novillo pesado preparado para destino externo”.

NA

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad