24 de mayo de 2017 22:32 PM
Imprimir

Llamamiento a las empresas alimentarias europeas para mejorar la nutrición y la salud

La FoodDrinkEurope ha realizado una llamada a la acción a la industria alimentaria europea para que ayude a mejorar la dieta de la población, que promueva la nutrición de calidad y el estilo de vida saludable. Esta organización quiere unir fuerzas con la industria y las partes interesadas para poder afrontar los retos sociales actuales relacionados con la nutrición y la salud.

Ayer se celebró en Bruselas la Cumbre Empresarial Europea, cumbre que aprovechó la FoodDrinkEurope (FDE), organización que representa los intereses de la industria alimentaria en la UE, para realizar un llamamiento a las empresas alimentarias europeas para mejorar la nutrición y la salud. Esta organización pide que las empresas trabajen para mejorar la dieta de los consumidores, promover la nutrición de calidad y la salud, desea que participen todas las partes interesadas para unir fuerzas y mirar hacia adelante para afrontar los retos sociales relacionados con la salud y la nutrición.

Da la impresión de que quizá se trata de una puesta en escena, se intenta mostrar una cara amable que se preocupa por los problemas actuales relacionados con la alimentación, pero buena parte de estos problemas los ha creado precisamente la industria, al saturar los alimentos con grasas, sal, azúcar y otros elementos que son perjudiciales para la salud de los consumidores. Quizá esta reacción se produce como consecuencia de los movimientos contra el exceso de sal, grasas y azúcares añadidos en los alimentos, por la introducción de los impuestos que gravan a los productos considerados poco saludables, al creciente rechazo social ante ciertas prácticas, hasta hace poco habituales, en la industria alimentaria.

El presidente de la FoodDrinkEurope ha explicado que únicamente trabajando de la mano, se pueden marcar diferencias y acelerar el progreso, por ello realizan un llamamiento a las autoridades, al comercio minorista, a la restauración, a los agricultores, a los restaurantes, a los profesionales de salud pública, a los dietistas y nutricionistas, a las organizaciones no gubernamentales, etc., para unir fuerzas en favor de un objetivo común, mejorar la alimentación de todos los ciudadanos de la Unión Europea.

Proponen soluciones como la optimización de la composición nutricional de los alimentos, las comidas y demás, ya que con ello se podría lograr una reducción del 10% del consumo total de calorías para el año 2020, creando además oportunidades para los negocios y la sociedad. Quizá ahora sea ese el objetivo, pero no ha surgido por iniciativa propia, sino por toda la presión que se está ejerciendo. No hay que cambiar los papeles, la industria tiene mucha responsabilidad en la mala calidad nutricional de muchos productos alimenticios, si esto no se hubiera denunciado y no hubiera llegado a mayores, posiblemente seguirían con sus prácticas habituales.

Recordemos que el año pasado la industria alimentaria acordó trabajar con la UE para hacer más saludable el suministro de alimentos, realizando un plan de reformulación voluntaria, palabra que muchos detestan, ya que está demostrado que las iniciativas voluntarias sirven de poco. Véase como ejemplo el seguimiento realizado por el Instituto Nacional de Salud y Medio Ambiente de los Países Bajos, sobre el contenido en grasas, sal y azúcares añadidos en los alimentos durante los últimos años, todos los acuerdos voluntarios de la industria alimentaria para reducir el contenido en azúcar no sirvieron de nada, ya que el seguimiento demostraba que en los últimos años la cantidad de azúcar no varió.

El caso es que da la impresión de que invitan a los consumidores a hacer borrón y cuenta nueva, la organización habla de diálogo, sinergias, realizar un enfoque coordinado y proporcionar una comunicación más positiva a los consumidores, acciones que ayudarán a aunar los esfuerzos que el conjunto realice. La FDE comenta que la industria alimentaria se ha comprometido a trabajar reformulando los productos, innovando, reduciendo el tamaño de las raciones, proporcionando un etiquetado transparente, sensibilizando en favor de una dieta más equilibrada… todo un conjunto de buenos propósitos que son bien recibidos, pero que lamentablemente han sido forzados.

Quizá es mejor mirar hacia adelante e iniciar una nueva etapa, es la mejor opción para todo el mundo, pero lo que no se debe permitir es que pretenda abanderar la lucha en favor de la alimentación de calidad, la educación nutricional y otras cuestiones que hasta hace bien poco ignoraba completamente, a fin de cuentas son empresas y su principal cometido es ganar dinero. FoodDrinkEurope espera dar la bienvenida a todo aquel que se sume a la causa para luchar en favor de dietas más saludables y equilibradas.

A continuación podéis ver una infografía sobre esta llamada a la acción para ayudar a mejorar la alimentación y promover la salud a través de una dieta sana, una declaración de intenciones que muchos esperaremos que cumplan, que no se queden en papel mojado como en anteriores ocasiones.

Empresas alimentarias europeas

Podéis conocer más detalles sobre la iniciativa a través de la página web de FoodDrinkEurope

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: FoodDrinkEurope

Publicidad