25 de mayo de 2017 11:43 AM
Imprimir

¿Qué son los inoculantes para silos y cómo funcionan?

Estas sustancias sirven como aditivos al proceso de ensilaje para mejorar la calidad del producto al acelerar la fermentación, gracias a las bacterias productoras de ácido láctico presentes en los inoculantes.
De acuerdo con un artículo del ingeniero agrónomo Jorge Peña Gutiérrez, si bien la fermentación del ensilaje ocurre naturalmente con las bacterias de la planta, los inoculantes son indispensables para facilitar este proceso y mejorar la calidad del silo.
Estos contienen cepas bacterianas enfocadas a generar una buena fermentación de los forrajes y están divididos en 2 categorías.
En primer lugar, los homofermentadores solo producen ácido láctico. A este pertenecen las especies de Lactobacillus como L. plantarum y L. salivarius, así como especies de Pediococcus spp y Enterococcus spp.
La segunda categoría son los heterofermentadores que, además de ácido láctico, produce dióxido de carbono así como ácido acético o etanol. Estos inoculantes son menos eficientes en el uso de la energía que los primeros, pues en la homofermentación cada molécula de glucosa produce 2 moléculas de ácido láctico.
Por medio de este proceso, se logra una mayor recuperación de materia seca y conservación de proteína, así como poca pérdida de energía. La alta producción de ácido láctico contribuye a una rápida caída del pH, que le da más estabilidad al silo.
El objetivo del ensilaje es conservar el forraje con un pH tan bajo que no se produzca ningún tipo de vida, para almacenarlo durante varios meses si no se altera el ambiente hermético y se permite la entrada de oxígeno. Con los inoculantes, se logra este bajo pH.
De otra parte, Peña Gutiérrez señaló que varios trabajos de investigación han demostrado que la aplicación de un inoculante de alta calidad reduce la pérdida de proteína verdadera, disminuyendo la producción de amonio y compuestos nitrogenados solubles.
Tanto en Europa como en Estados Unidos, los inoculantes con bacterias se han convertido en el tipo más frecuente de aditivo empleado en ensilajes de maíz, gramíneas y leguminosas.
Algunas combinaciones muy utilizadas incluyen inoculantes que estimulan la fermentación láctica homefermentativa junto con enzimas que permiten liberar ciertos azúcares, o combinaciones que contribuyen a la fermentación y deterioro de sustancias inhibidoras como el ácido fórmico.
No obstante, el médico veterinario Leandro Abdelhadi, investigador en el área de conservación de reservas forrajes de la compañía Alltech, sostuvo que el uso de los inoculantes por sí solo no es efectivo si no se llevó a cabo un correcto proceso para ensilar.
Si el silo no está bien confeccionado no mejoramos nada, solamente tratamos de perder menos“, indicó en una intervención para el portal Engomix.
El experto agregó que una inoculación puede aumentar la digestibilidad en el silo de soya, por ejemplo, en un rango entre el 3 y 4%
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad