27 de mayo de 2017 09:31 AM
Imprimir

Crece la brecha de precios entre la carne vacuna y la aviar

Los cortes vacunos subieron en las góndolas en el último mes; mientras que los del pollo fresco bajaron 6% en promedio, según datos del Indec, Ipcva y Cátedra Avícola.

POSADAS (NAP, por Verónica Puig). La carne de pollo es la segunda carne más consumida en la Argentina. Los especialistas indican que esto se debe principalmente al precio, que es altamente competitivo comparado con los valores de los cortes vacunos, que si bien es la preferida por los argentinos, su consumo baja, de manera sostenida en los últimos años, teniendo a los costos como la principal causa.

Si bien, las cifras varían de acuerdo a los diferentes informes de instituciones especializadas, el consumo de carne de pollo por habitante y por año habría crecido de 20 kilos promedio a 40 kilos promedio. Kilos más , kilos menos, es un número que evidencia un crecimiento muy significativo.

En tanto, el de carne vacuna por año, ronda los 55 a 56 kilos por habitante y por año en los últimos meses, según consultores privados. En el último informe de precios elaborado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina “durante el último mes de abril, los precios de los cortes de carne vacuna mostraron subas moderadas, del 3,4 por ciento, con respecto al mes anterior en las carnicerías; mientras que en los supermercados se observaron precios con una leve tendencia al alza, del 0,5 por ciento”.

En tanto, el precio del pollo fresco mostró una significativa variación negativa de su precio, del 6 por ciento, en el mes de abril con respecto a marzo.

De acuerdo al informe elaborado por Cátedra Avícola, hoy el kilo de pollo parrillero, en el segmento mayorista y cotizado por cajón (sin flete ni I.V.A) es de 16,95 pesos para el interior del país. El precio del cajón de pollo, por ejemplo en Entre Ríos, es de entre 211,50 y 235,00 pesos promedio (I.V.A incluido).

Por su parte, lo que informa el Ipcva, la carne de novillo, que representa el 17% de la canasta básica de los argentinos, tuvo una variación en el precio promedio del +3,2 por ciento, y la carne proveniente de haciendas livianas de consumo (novillitos, vaquillonas y terneras), que representa un 80,5% de la canasta, exhibió subas moderadas, del +2,5 por ciento,con respecto al mes anterior.

La carne de vacas completa la canasta con una participación del 2,5 por ciento y una variación mensual del 4 por ciento.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censios (Indec),  por ejemplo, el precio del asado, entre enero y abril de este año, subió de 115 pesos promedio a 123 promedio, en carnicerías. Desde el Ipcva, Adrián Biffaretti opinó que si bien la carne vacuna es más costosa, los consumidores la siguen eligiendo porque es la que “mas rinde”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: NAP

Publicidad