30 de mayo de 2017 01:28 AM
Imprimir

Conozca a “el sojero”, el club de Grobocopatel que jugará en la B Nacional

Bernardo, primo del famoso "rey de la soja", creó la institución hace seis años y ahora quedó a un paso de primera división.

El 23 de agosto de 2011 se creó Agropecuario Argentino, club de fútbol con sede en Carlos Casares y cuyo fundador es un hombre del campo argentino: Bernardo Grobocopatel, primo de Gustavo Grobocopatel, conocido en el ambiente como “el rey de la soja”.

De ahí que Agropecuario Argentino se pasara a llamar, entre sus recién llegados hinchas, como “el sojero”. Ahora, la historia del club escribió una página de oro: ascendió a la B Nacional y, si los planetas futbolísticos se alinean, podría llegar a jugar en menos de un año en la primera división del fútbol argentino.

“La idea de crear un club la tuve siempre, pero hay momentos en que se puede hacer y momentos en que no. Yo soy un loco convencido de que podemos llevar el fútbol de Casares a lo más alto”, contó Grobocopatel en su momento a Apertura.com.

Su sueño se cumplió en poco tiempo: es el club más joven en llegar a la B Nacional (con apenas seis años de vida) y, así, Grobocopatel logró un anhelo jamás imaginado. “El club lo hice para cuando yo no esté en el mundo. Quiero que el club siga. Me importa dejar algo bueno para el fútbol. Hay empresarios que están en el fútbol y van a la política. A mí no me interesa”, asegura.

La historia de Agropecuario (muchos le quitan la palabra “Argentino” para hacerlo más corto) es de lucha. Incluso, Grobocopatel ponía plata de su bolsillo para que la institución avanzara. Pero los problemas típicos del día a día fueron vencidos con la garra de la cancha.

“La idea la tuve siempre, pero hay momentos en que se puede hacer y momentos en que no. Yo soy un loco convencido de que podemos llevar el fútbol de Casares a lo más alto”, afirmaba sobre ese sueño que era, para muchos de los 17 mil habitantes de Carlos Casares, una utopía.

El equipo subió y subió: en 2015 militaba en el Federal C, luego, subió desde el Federal B al A y ahora a la B Nacional.

“Pude vencer el prejuicio de quienes dicen: ‘Éste lo tiene todo’. No lo tenía todo, me faltaba esto, que es un sueño que estoy cumpliendo. Y lo más lindo es que esta historia que comenzó en mi cabeza de loco ahora se está traspasando a la gente”, concluyó sobre el festejo que logró el equipo, un festejo que hizo delirar a toda una ciudad.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Apertura

Publicidad