30 de mayo de 2017 13:12 PM
Imprimir

Bioceres renovó su portfolio

El objetivo es innovar e introducir biotecnología al trigo.

El portfolio de Bioceres se renovó en 2017 con dos nuevas variedades: Bioceres Basilio y Bioceres 1008, con el foco puesto en desarrollar variedades de excelente comportamiento frente a roya del tallo y roya amarilla, una nueva enfermedad de creciente importancia e impacto en la producción de trigo en Argentina.

La variedad Bioceres Basilio logró resultados destacados en la red de evaluación de cultivares del INTA y el INASE, siendo la variedad número 1 en la subregión II Norte (Marcos Juárez, Venado Tuerto, Pergamino) y en ensayos de campos de productores que coordina el Inta Marcos Juárez (con ensayos en Corral de Bustos, Monte Buey, La Carlota, entre otras localidades). Se trata de un trigo de ciclo largo/Intermedio que combina el potencial de rendimiento de la genética francesa con la adaptación y estabilidad de rendimiento de los trigos argentinos. “Está llamado a ser el nuevo número uno en Trigo, ya que rendimiento y sanidad son características que lo destacaron en los resultados obtenidos, y además tiene un excelente comportamiento frente a Roya del Tallo y Roya de hoja lo que simplifica el manejo sanitario del cultivo”, indicó el ingeniero agrónomo Matías Ruffo, gerente de Producto y Tecnología de Bioceres.

Bioceres Basilio es un trigo Grupo 2 de calidad, lo que implica que con manejo adecuado es posible explorar altos rendimientos, manteniendo a la vez un estándar elevado de calidad para la industria o exportación. En los ensayos a campo ha demostrado ser un material muy competitivo con rendimientos excepcionales en los ensayos de la RET durante el 2015, y logrando posicionarse entre los materiales más destacados en las distintas redes ensayadas en 2016. Este material tiene un área de adaptación que abarca las subregiones II Norte, II Sur, III, IV, V Norte y V Sur en la que se pueden obtener los mejores resultados.

“Es un trigo de ciclo largo que combina el potencial de rendimiento de la genética francesa con la adaptación y estabilidad de rendimiento de los trigos argentinos. Además presenta una amplia ventana de siembra. Sin temor a equivocarme creo que la gran novedad en trigo en 2017 se llama Basilio y por suerte es de Bioceres Semillas”, enfatizó Ruffo.

En la Región Central de Córdoba, la variedad Bioceres Basilio demostró su excelente resultado productivo y sanitario. “Realizamos ensayos en Etruria, Villa María, Oliva, Hernando y Las Varillas, y en todos los casos Basilio superó a los trigos destacados de toda la competencia”, destacó el licenciado Pablo Martín, gerente del semillero de HAB, insignia de Bioceres en la provincia de Córdoba, quien tiene a su cargo el desarrollo de marca y materiales.

Bioceres Semillas tiene una larga trayectoria en el mercado de la semilla de trigo, en el comienzo a través de la vinculación con INTA y sus reconocidas variedades BioINTA, y a partir del 2013 con la francesa Florimond Desprez, con el foco puesto en innovación e incorporación de biotecnología al cultivo de trigo. Los nuevos productos que Bioceres Semillas está lanzando al mercado en 2017 son el resultado de la combinación de experiencia en mejoramiento, equipamiento de última generación y una eficiente red de evaluación. “Quisiera destacar también la excelente performance de la variedad BioInta 1006, un trigo de ciclo corto, un grupo 2 de muy buena estabilidad y potencial de rendimiento, con un perfil sanitario sin debilidades, recomendado para planteos de media y alta tecnología, tal como lo demostraron los ensayos de la red de INASE en la última campaña, donde BioInta 1006 salió primera en el promedio de todas las localidades de la subregión II Norte”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: On24

Publicidad