30 de mayo de 2017 14:04 PM
Imprimir

La cosecha de soja se hace esperar

Con el recuerdo fresco de todas las complicaciones que el clima generó la campaña pasada, los productores de la región siguen a la espera de que estén las condiciones dadas para que las cosechadoras puedan volver a entrar a los lotes y continuar con la recolección de la soja. Días más, días menos en la […]

Con el recuerdo fresco de todas las complicaciones que el clima generó la campaña pasada, los productores de la región siguen a la espera de que estén las condiciones dadas para que las cosechadoras puedan volver a entrar a los lotes y continuar con la recolección de la soja. Días más, días menos en la zona hace dos semanas que debió suspenderse la trilla por la ocurrencia de lluvias. En promedio, la cosecha ronda un 50% de la superficie sembrada con el cultivo de primera y que viene arrojando resultados muy dispares, con rindes que van de los 1200 a los 3000 kilos. En lo que respecta a los lotes de segunda -que fueron muy pocos los que se pudieron implantar- todavía no se han podido iniciar los trabajos.

“Las últimas lluvias nos han complicado porque estamos bastante atrasados con la cosecha. Hace 15 días que las máquinas no pueden trabajar y eso puede terminar complicando a la siembra de los cultivos de fina”, explicó el ingeniero Gonzalo Rodera, asesor agronómico de la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos.

En este sentido, los intensos fríos de los últimos días fueron fundamentales para lograr que se emparejen los cultivos, ya que muchos lotes en los que la soja estaba entregada, tenían plantas verdes.

“La demora de la cosecha por tantos días de lluvia y con humedad termina siendo una complicación, más teniendo en cuenta que lo que es soja de segunda todavía no se ha levantado nada”, analizó el ingeniero Martín Christensen. “Así que cuando estén las condiciones dadas, se va a juntar todo. La recolección de lo que queda de soja de primera, toda la de segunda, y al mismo tiempo se empezará a sembrar la fina”, agregó.

En lo que respecta a la superficie que está bajo el ámbito de la Cooperativa Agraria, el gerente Néstor Migasso indicó que “según las regiones se habrá cosechado entre un 30 y un 40% de la superficie. Llevamos muchos días sin poder entrar, y van a faltar todavía varios más para poder hacerlo”, lamentó.

Migasso hizo hincapié en las complicaciones que trae este exceso de humedad en los lotes de soja de segunda: “Es cierto que sembró poco de segunda, pero hay que levantarlo, y será problemática la recolección. Se trata de un material más bajo, más difícil de cosechar, y empiezan a venir las malezas”, explicó.

“A esta altura del año los días cada vez son más cortos, con suerte podemos tener cuatro horas de cosecha. Entonces, como nos ha pasado otras veces, se nos van a juntar la cosecha y la siembra, porque la fina ya está para empezar”, completó Migasso.

Rendimiento

En cuanto a los rendimientos, la campaña 2016/17 se caracteriza por su disparidad. “Es una cosecha muy irregular. En la zona de Orense, por ejemplo, ha sido mala. Están cosechando 1700 kilos. En Cascallares, en cambio, hay lotes de 3000 kilos, y en la zona más continental, 2500”, comentó Christensen.

“Los campos que ligaron lluvias en noviembre y alguna en enero, son los que tuvieron los mejores resultados. En tanto, la zona de Orense y Cristiano Muerto, es la más afectada por la sequía que hubo entre fin del año pasado y el comienzo de este”, agregó.

En el caso de los asociados a la Cooperativa Alfa, hay que hablar de un piso de rinde de 1200 kilos y un techo de 3000. “La verdad es que tenemos de todo, ha sido muy irregular. Llevamos cosechada un 60% del área y hay rendimiento de 1200, 2000, 2500 y 3000 kilos. En la zona de Copetonas llovió un poco mejor y encontramos los mejore lotes”, describió el ingeniero Rubén Caro.

“Podemos decir que es una cosecha de normal para abajo. Lo que ocurrió fue que al momento de sembrar la soja no llovió y faltó humedad en el perfil para lograr una buena implantación. Incluso quedaron muchos lotes sin sembrar”, indicó.

Por otra parte, en el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se indicó que hasta ahora se lleva recolectada el 48% del área sembrada con soja en el sudeste bonaerense. El trabajo informa que el rinde promedio es de 2000 kilos y que por la sequía de diciembre y enero que sufrió esta zona, más los excesos de agua que soportó la franja costera en abril (Necochea y Tandil, fundamentalmente), se perdieron 80.000 hectáreas

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad