7 de junio de 2017 13:03 PM
Imprimir

JBS vende la planta del ex Swift en Villa Gobernador Gálvez

El gigante brasileño le traspasará sus activos de Argentina, Paraguay y Uruguay al grupo Minerva. Es para pagar multas por corrupción .

El gigante brasileño de la alimentación JBS, que afronta una multa récord por corrupción, anunció ayer la venta de sus negocios de carne bovina en Argentina, Paraguay y Uruguay a su competidor brasileño Minerva, por 300 millones de dólares. La noticia impacta en la región ya que cambia de manos el ex Swift de Villa Gobernador Gálvez.

Según JBS, la mayor empresa cárnica del mundo, los recursos obtenidos se utilizarán para reducir el endeudamiento de la compañía.

El movimiento llega menos de una semana después de que se conociera el acuerdo judicial por el que el grupo J&F, el holding propietario de JBS, deberá pagar una multa récord de 3.000 millones de dólares por su implicación en escándalos de corrupción en Brasil.

El más explosivo desató un terremoto político que tiene contra las cuerdas al presidente Michel Temer. Joesley Batista, uno de los dueños de JBS, grabó subrepticiamente una conversación en la que el mandatario parece darle luz verde para pagar un soborno a un poderoso ex diputado encarcelado por la red de corrupción en la petrolera de bandera Petrobras.

Los hermanos Batista y otros ejecutivos de JBS confesaron, tras firmar un acuerdo de delación premiada, el pago de centenas de millones de dólares en sobornos a campañas políticas de prácticamente todos los partidos. Y antes habían estado involucrados en el escándalo “Carne débil”, por adulteración de carne en Brasil.

Gigantes de la carne

La industria frigorífica de Brasil está concentrada en cuatro grandes grupos, que a su vez tuvieron una vertiginosa expansión internacional en la última década: JBS, BRF, Marfrig y Minerva. Esta internacionalización fue financiada por el Banco Nacional de Desarrollo (BNDS) de Brasil e integra la producción bovina, porcina y aviar.

JBS desembarcó en el país en 2005 con la compra de Swift Argentina. En 2007, un raíd de adquisiciones mundiales lo convirtió en líder global del sector. En Argentina comenzó a desprenderse de activos en 2013 y hasta ayer sólo mantenía la planta de Villa Gobernador Gálvez, que ahora operará Minerva.

Minerva es el más joven de los cuatro. Con sede en San Pablo, inició sus operaciones en 1992 y cuenta con 11 plantas de faena en Brasil, 3 en Paraguay, 2 en Uruguay y una en Colombia. La planta del ex Swift será su debut en Argentina.

Otro conglomerado que llegó de compras al país hace diez años fue Marfrig. En 2006 adquirió AB&P, de Hughes, y luego Quickfood, Estancias del Sur y Vivoratá. Años después, vendió Quickfood a BRF y, en 2016, la planta de Hughes a los chinos de Foresum. Sólo se quedó con un frigorífico en San Luis.

BRF, resultado de la fusión de los gigantes Sadia y Perdigao, controla Avex, y las plantas y marcas de Quickfood, como Paty. Entre 2015 y 2016 desembarcó fuerte en los chacinados, con la compra de Campo Austral y Calchaquí.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad