8 de junio de 2017 02:34 AM
Imprimir

¿Cómo limpiar y preparar el pollo kosher?

Durante años, no había tiendas ni supemercados kosher en el país; no había dónde comprar el pollo kosher ya preparado. Por eso lo que se acostumbraba hacer era que el ama de casa compraba el pollo vivo y lo llevaba con el shojet (matarife calificado) para que le hiciera la shejitá (lo matará en forma […]

Durante años, no había tiendas ni supemercados kosher en el país; no había dónde comprar el pollo kosher ya preparado. Por eso lo que se acostumbraba hacer era que el ama de casa compraba el pollo vivo y lo llevaba con el shojet (matarife calificado) para que le hiciera la shejitá (lo matará en forma kosher). El pollo quedaba con plumas, piel y todo. La persona que lo quería cocinar se encargaba de desplumarlo, quitarle la grasa y lavarlo antes de hacer el platillo.

Hasta la fecha hay muchas regiones del país donde la comunidad judía no es tan grande y es muy difícil y caro encontrar la carne kosher ya preparada y empaquetada, por lo cual estas personas recurren a la técnica de antes. Además todavía hay muchas mujeres judías que prefieren comprar el pollo completo y encargarse ellas mismas de limpiarlo, porque de esa forma conserva mejor su sabor. Por lo recurrente que es, a continuación les mostramos los consejos que ellas dan sobre cómo preparar el pollo antes de cocinarlo.

Procedimientos para escaldar pollos

Sirve para quitar las impurezas y el sabor fuerte a las aves. Se realiza de la siguiente manera: colocar el pollo en una olla con suficiente agua fría y una cucharada de vinagre. Ponerlo al fuego y, cuando suelte el primer hervor, dejarlo hervir 5 minutos. Retirarlo del fuego y desechar el agua.

Utensilios requeridos

Cuchillo, tabla, pinzas para depilar y escurridor. (Todos estos utensilios deberán mantenerse para el uso exclusivo del lavado de aves).

Técnica para lavar pollos y pechugas cuando traen plumas

1. Chamuscar directamente en el fuego las plumas que vienen adheridas a la piel del pollo. Retirarlas frotando con un poco de sal gruesa, las que queden con pinzas.
2. Retirarle la grasa con las tijeras.
3. Enjuagarlo con agua fría.
4. Enjabonarlo ligeramente por dentro y por fuera, con jabón neutro suave, tallando con la mano por todos lados.
5. Enjuagarlo muy bien con agua fría.
6. Enharinarlo por todos lados, esperar unos 15 minutos y enjuagarlo.
7. Remojarlo 30 minutos en un agua fría, agregar el jugo de 4 limones y 2 cucharadas de sal.
8. Enjuagarlo nuevamente.
9. Dejarlo escurrir muy bien en el escurridor.
10. Lavar y desinfectar con agua caliente la tarja y todos los utensilios que se hayan usado, tallando con productos que eliminen gérmenes y grasa (puede ser vinagre, bicarbonato o limones cortados a la mitad), enjuagar muy bien hasta eliminar todo residuo de grasa y olores.

Técnica para lavar pechugas aplanadas

Remojar 30 minutos en agua helada, agregar el jugo de 4 limones, 2 cucharadas de sal, 1 cucharadita de ajo y una de mostaza en polvo (no es necesario usar jabón, pero si desea, se le puede dar una ligera enjabonada y enjuagar, con cuidado de que no se rompan).

Fuente: Rapsodia de Sabores

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad