9 de junio de 2017 11:57 AM
Imprimir

El campo habla . . . . . .

La semana estuvo repleta de actividades, reuniones y cócteles que dejaron muchos datos de color y rumores. Preocupan los pocos avances para solucionar el conflicto de SanCor y el tipo de cambio que le quita rentabilidad al sector.

… que, junto con el frío se multiplicó la actividad (social y política), ya que el nuevo avance del agua impide muchos trabajos en buena parte del país agropecuario, desde completar la cosecha, hasta avanzar con las siembras del nuevo ciclo 17/18. En medio de la estratégica visita de la canciller alemana Angela Merkel, todo esto se vio reflejado durante la semana en la cantidad de reuniones por el Día del Periodista, como la que hizo la provincia de Buenos Aires con gobernadora María Eugenia Vidal incluida (que este año hizo apenas un vuelo rasante), con el banco oficial (Juan Curuchet también presente) y media docena de grandes empresas, todos en la Rural de Palermo, o en el ya clásico quincho de la cooperativas de Coninagro en plena City porteña, y hasta con Los Carabajal en vivo, estos fueron algunos de los lugares de multiplicación de datos, rumores, y malhumor.

 

… que, tanto movimiento hizo pasar medio inadvertido el paro de Senasa, al que luego se le anexó el del gremio que despacha exportaciones, por lo que hubo un nuevo atraso al que ya se registra, y que en el sector financiero están acusando recibo. Algunos, sin embargo, dicen que así es mejor para que el dólar “no caiga más”. El hecho es que, por un lado no se puede cosechar, además, siguen cayendo las estimaciones más serias (lógico), y los productores no venden porque tampoco pueden sembrar y prefieren quedarse “líquidos” con los granos. Todo esto en medio de una ola polar, que incluye nieve en algunas regiones, y el agua de los ríos (Paraná y Uruguay) que sigue subiendo. El pico para el norte de Buenos Aires se espera a partir de la próxima semana y va a multiplicar las complicaciones, al punto que se estima que no podrán levantarse muchos lotes que aún están en el agua. De ahí que en los corrillos ya se esté hablando de una cosecha “real” 16/17 bastante por debajo de los 125 millones de toneladas, mientras que para la siembra de trigo, entre sobre stock mundial, precios flojos y exceso de agua, se habla de una caída de siembra de alrededor de 15% hasta ahora.

 

… que, mientras se comienzan a mirar con más optimismo algunos indicadores estarían revirtiendo su tendencia, dando cuenta del inicio de un “ciclo de recuperación modesto”, con una inflación que ahora se proyecta en 22% para este año, los inversores para producción siguen viendo con alarma algunas cuestiones, como los continuos embates de los mapuches en el sur (especialmente en la zona de Vaca Muerta, pero no es la única), el precio proyectado para el petróleo el año que viene de u$s45 el barril (lo que acota las posibilidades de los biocombustibles) y, especialmente, el tema de algunos sindicatos muy radicalizados que, no sólo encarecen los costos de producción, sino que llegan a impedir directamente el trabajo, todo lo cual frena las decisiones de inversión. Tanto los daños a las balizas del río, como los conflictos continuos de los exportadores “up river”, o el mediático caso SanCor (que sigue, y seguirá, sin resolución hasta después de las elecciones, excepto que hay una intervención nacional a la empresa), son apenas algunos ejemplos de lo que ocurre.

 

… que, mientras el equipo de Merkel destacaba el crecimiento que se está dando ahora en la Unión Europea (UE) traicionado por la poderosa Alemania, también alertaron sobre los riesgos del sistema financiero chino que, aunque sigue desacalorando su economía, no deja de prender luces amarillas de alerta a los inversores internacionales. Pero sin duda, los datos locales se llevaron toda la atención, como lo ocurrido en Junín con los famosos “entes”, sin control ni auditoría formal hasta ahora, y con la espada de Damocles de la reglamentación de la ley nacional que los reconvertirá. En realidad, sin llegar al nivel de Brasil, que directamente quiere dejar de vacunar contra la aftosa por la “falta” de casos, en Argentina la etapa de estos controvertidos organismos “privados” ya cumplió su ciclo. De hecho, en plena vigencia en 2001, hubo un supuesto brote de aftosa en hacienda que se supone tenían varias dosis, y que “el ente” nunca explicó cómo pudo ocurrir. Ahora, con otras tecnologías, autogestión, y avances no soñados (además del hecho para nada menor de tener que achicar costos evitables para poder competir), se necesitan otros sistemas más eficientes, baratos y controlables. En el sector también se plantea ahora la implementación de las “guías electrónicas, que facilitarían mucho las gestiones de los productores, y que tendrían seguramente el mismo éxito de los DTE recientemente implementados.

Fuente: Ambito Financiero S.M.

Publicidad