9 de junio de 2017 11:06 AM
Imprimir

El cultivo de la camelina, una alternativa que despierta el interés entre los agricultores por su resistencia a la sequía

El cultivo de la camelina, una oleaginosa de siembra otoñal con grandes ventajas, que puede ser una alternativa rentable al cultivo del cereal, más aún en años de sequía como el que estamos padeciendo, se está consolidando como una alternativa que despierta cada vez más interés entre los agricultores, como ha podido comprobar Asaja Palencia […]

El cultivo de la camelina, una oleaginosa de siembra otoñal con grandes ventajas, que puede ser una alternativa rentable al cultivo del cereal, más aún en años de sequía como el que estamos padeciendo, se está consolidando como una alternativa que despierta cada vez más interés entre los agricultores, como ha podido comprobar Asaja Palencia en una conferencia.

La conferencia corría  a cargo de la empresa Camelina Company España, y fue un experto quien explicaba las ventajas y características del cultivo. La camelina es un cultivo de la familia de oleaginosas, parecida a la colza, con una raíz pivotante, flores amarillas. Su fruto está formado por unas pequeñas vainas, que contienen entre 8 y 16 semillas muy pequeñitas.

 

es tolerante a la sequía y las heladas, y se beneficia de la ayuda de la PAC asociada a cultivos proteico

 

Hay varios puntos que la hacen un cultivo muy interesante para el secano semi-árido y que explican la buena aceptación que está teniendo por los agricultores, como que es tolerante a la sequía y las heladas, y se beneficia de la ayuda de la PAC asociada a cultivos proteicos.

Por un lado, su resistencia a la sequía, ya que es una planta rústica, se cultiva bien con poca agua e incluso en suelos de calidad mediocre, con pluviometrías inferiores a 500 mm puede dar buenos resultados.

Su raíz pivotante llega a profundidades en las que las raíces de los cereales no llegan, por lo tanto puede aprovechar los nutrientes del suelo que se encuentran a mayor profundidad.

En muchas zonas de secanos semi-áridos se practica el monocultivo de cereal, con rotaciones de barbecho. Introducir la camelina en la rotación dejará el suelo en muy buenas condiciones para la siembra de la siguiente campaña y permitirá controlar con facilidad las plagas y malas hierbas más resistentes del cereal.

Además el 100% de las operaciones del cultivo de la camelina se pueden llevar a cabo con las mismas herramientas típicas para el cultivo del cereal. El hecho de no requerir de ninguna inversión extra en maquinaria hace que muchos se animen a probar este cultivo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad