14 de junio de 2017 13:24 PM
Imprimir

Qué contiene la hamburguesa de 2 mil euros, la más cara del mundo

Creada por un chef holandés, reúne ingredientes de distintos países, con el agregado de una hoja de oro de 24 quilates. Qué precio tendría si se vendiera en la Argentina.

El crecimiento de la gastronomía alrededor del mundo encontró la evolución impensada de muchos platos. Los fast foods, rebajados en su preparación a la misma sencillez que implica comerlos, ganaron terreno de la mano de prestigiosos chefs que hicieron de este clásico un mundo en donde no solo el pan y la carne son protagonistas.

Mauro Colagreco, chef argentino y dueño de Mirazur en Francia (elegido en el puesto número 4 entre los 50 mejores sitios gastronómicos del mundo) también es el creador de Carne, una hamburguesería argentina que representa el crecimiento que han alcanzado tantas otras.

Continuando esta línea exponencial, el chef holandés Diego Buik -dueño de South of Houston, restaurante holandés- presentó una variedad llena de lujos y al alcance de pocos bolsillos: una hamburguesa valuada en 2 mil euros (más de 35 mil pesos argentinos). La hamburguesa contiene ingredientes de casi todos los rincones del mundo: carne de vaca Wagyu envejecida, filete de ternera Black Angus, langosta infusionada con ginebra Hermit Dutch Coastal, foie gras, trufa negra, queso Remeker, jamón ibérico y tomates japoneses, además de una salsa.

Diego Buik junto a su costosa creación

Diego Buik junto a su costosa creación

La salsa no es cualquier salsa. Los ingredientes que la componen, lujosos por cierto, se caracterizan por ser excéntricos e innovadores: café de Jamaica Blue Mountain, vainilla de Madagascar, langostas, azafrán y soja japonesa. Por último, el bollo de brioche en el que se pone la hamburguesa está cubierto de hoja de oro de 24 quilates (120 euros). El chef aseguró que costear cada hamburguesa le implica una inversión de 1.000 euros.

Si bien en la actualidad ninguna la supera en precio, aún no fue reconocida por The World Record Guinness como la más cara del mundo. En 2011, una de 350 kilos figuraba entre los récords, teniendo que desembolsar más de 5 mil dólares para adquirirla. Al compararla en sus tamaños, la hamburguesa de Buik es proporcionalmente mucho más chica, costando casi la mitad de aquella que tiene el récord. Por lo que, en comparación, la de Buik es la más cara.

Es clave observar cada detalle para crear la hamburguesa ideal (Shutterstock)

Es clave observar cada detalle para crear la hamburguesa ideal (Shutterstock)

Buik aseguró que su creación no es la mejor que ha comido, “para ser honesto, cuanto más sencilla sea la hamburguesa, mejor”, dijo en una entrevista. Amante de este icónico plato, este chef empezó su idilio en el Soho House de Londres, en el que trabajó durante dos años. Durante su estancia en Reino Unido, probó la mejor hamburguesa que ha comido nunca: fue en un pequeño restaurante llamado Byron, en donde la pagó 14 euros

Fuente: Infobae

Publicidad