15 de junio de 2017 15:45 PM
Imprimir

Dejar de vacunar contra aftosa “es un riesgo innecesario”

Jorge Ruiz, presidente de la Fucofa, rechazó de plano la posibilidad de abandonar la inoculación. Recordó, para fundamentar su posición, que cuando en 1999 se dejó de vacunar.

La sanidad animal es un tema clave para producción pecuaria –también, obviamente, para la sociedad– y, en el caso de la lucha contra la fiebre aftosa, concretamente, cada tanto reaparece la polémica sobre si es necesario seguir vacunando o dejar de hacerlo.

El presidente de la Fundación de Lucha contra la Fiebre Aftosa (Fucofa), Jorge Ruiz, tras la realización en Junín del 6° Congreso Nacional de Entes y Fundaciones de Lucha Sanitaria Animal, señaló que dejar de vacunar “es un riesgo innecesario”, al tiempo que no ahorró críticas contra la actual conducción del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Con relación a algunas opiniones vertidas durante el Congreso sobre la posibilidad de dejar de vacunar contra aftosa en la Argentina, Ruiz fue enfático en señalar que “para los que tenemos experiencia en el tema, vemos que se da la misma situación que en 1999, año en que tuvimos la experiencia de dejar de vacunar, y terminamos en 2001 con 3.000 focos de aftosa” en el país.

“En este momento está comprobado que la vacunación contra la aftosa no impide la comercialización de carne en todo el mundo. Tenemos el caso de Uruguay, por ejemplo, que está vendiendo carne a Estados Unidos y Japón. Y Uruguay continúa vacunando exactamente igual que nosotros. Por eso, me parecería un riesgo innecesario dejar de vacunar, más aún si tenemos en cuenta que un buen trabajo de vigilancia epidemiológica y de control costaría igual o más que seguir vacunando”, remarcó el titular de la Fucofa.

El presidente del Senasa, Jorge Dillon, había explicado durante el encuentro de Junín que el organismo trabaja en un plan que permitirá garantizar la condición de zona libre de fiebre aftosa sin vacunación a todo el país. “Tenemos que contar con información objetiva y suficiente para tener la seguridad de que en la Argentina no existe circulación viral. Es un desafío, creemos que hacia ahí va el mundo y nosotros también”, dijo Dillon. Aclaró, sin embargo, que aún “no hay fecha” para dejar de vacunar.

Ruiz, ex director de la Federación Agraria en Entre Ríos, resaltó además que el congreso “nos mostró que hay un déficit muy importante en lo que es todo el servicio de sanidad animal, que es el Senasa. Una de las patas importantes de la sanidad animal es la oficial y hoy tiene un gran déficit”, criticó. Y agregó: “Cualquier lucha sanitaria que se quiera hacer se debe tener en cuenta todo el servicio oficial, hemos visto un presidente del Senasa (Dillon) que ha dado lástima frente a todas las fundaciones. Lo que creíamos que pasaba sólo en Entre Ríos, sucede en todo el país”.

Dillon, en abril pasado, luego de participar de la 44ª Reunión Ordinaria de la Comisión Sudamericana para la Lucha contra la Fiebre Aftosa (Cosalfa), en Pirenópolis, Brasil, había declarado que durante ese encuentro se analizó la situación del control y la erradicación de fiebre aftosa y “dimos cuenta que estamos avanzando en dejar de vacunar”.

“Ratificamos que un día dejaremos de vacunar contra la fiebre aftosa siempre sobre la base de evidencias objetivas y suficientes que nos permitan afirmar que no hay más riesgos de virus en la región, tanto del virus C, que es el primero que se quiere dejar de vacunar, como para el resto de los virus, y que los servicios veterinarios oficiales tienen la suficiente sensibilidad para poder actuar rápidamente ante la detección de un problema”, había asegurado en esa oportunidad Dillon, uno de los pocos funcionarios de la gestión kirchnerista que continúa –aunque en un cargo distinto– en la administración macrista.

 


El nuevo marco normativo
Durante el 6° Congreso Nacional de Entes y Fundaciones de Lucha Sanitaria Animal, realizado en la ciudad de Junín, el director de Asuntos Jurídicos del Senasa, Alfredo Etcheverry, participó de la mesa “Normativa sanitaria del Senasa y el rol del ente”.

Etcheverry sostuvo que “la ley plantea tres ejes básicos: un cambio del régimen de responsabilidad en cuanto a la sanidad, inocuidad y la calidad de los productos; una modificación en el sistema de control, y la constitución orgánica de una red institucional para el funcionamiento del sistema”.

Por otro lado, mencionó que el nuevo marco normativo determina un cambio en el sistema de control, que pasa de un sistema único a uno múltiple, con un marco referencial donde el Consejo Consultivo del Senasa es el nuevo órgano de control.

La Ley 27.233 –promulgada el 29 de diciembre de 2015–, afirmó Etcheverry, propone una red institucional para el funcionamiento del sistema, en la que “el sector público pasa a ser más amplio, porque incluye la gestión de todos los organismos oficiales nacionales, provinciales y municipales y lo que llamamos el “sector vinculado”, son todos los que tienen una participación directa en la labor del Senasa”.

Por último, destacó que “la ley surgida del debate en el Parlamento de la Nación, prevé sumar esfuerzos e implementar acciones entre el sector público y el privado”.
Jorge Ruiz rechazó de plano la posibilidad de abandonar la inoculación. Recordó, para fundamentar su posición, que cuando en 1999 se dejó de vacunar “terminamos en 2001 con 3.000 focos de aftosa” en el país. Críticas a la conducción del Senasa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad