18 de junio de 2017 11:28 AM
Imprimir

En el departamento Castellanos, alerta por tripanosomiasis bovina

Se trata de una patología infecciosa de origen parasitaria que afecta a los bovinos y que también puede atacar a caprinos, ovinos, búfalos y equinos. Si bien no es transmisible al hombre, destacan la importancia de notificar a las autoridades sanitarias.

El Senasa detectó casos de tripanosomiasis bovina en el departamento Castellanos, provincia de Santa Fe. Se trata de una enfermedad de denuncia obligatoria, aunque no es una zoonosis (que no es transmisible al hombre).

Esta patología infecciosa es de origen parasitaria, y afecta principalmente a los bovinos, aunque también son susceptibles los caprinos, ovinos, búfalos y equinos. Los animales que la padecen generalmente presentan cuadros de tristeza, pérdida de peso, abortos y puede ocasionar, en algunos casos, la muerte.

Se transmite de animal a animal por medio de insectos hematófagos, como moscas y tábanos, que actúan como vectores mecánicos, por lo que su control resulta crítico para su prevención.

Ante la detección de estos casos clínicos, el Senasa convocó a una jornada interinstitucional d la que participaron la Facultad de Ciencias Veterinarias de Esperanza (UNL), el Centro de Investigaciones y Transferencia de Formosa (CIT, UNF), el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Santa Fe, el Colegio de Veterinarios de Santa Fe y laboratorios privados. El objetivo del encuentro fue recabar información, experiencias y saberes sobre la temática, con el fin de programar estrategias consensuadas para un efectivo diagnóstico y control de la patología. Cabe recordar que, con anterioridad, esta enfermedad solo se había descripto en Formosa y Chaco. Por ello, su aparición podría estar asociada a fenómenos climáticos que favorecen el aumento de la población de vectores y concentración de animales, como altas temperaturas y excesivas lluvias.

Síntomas y control

El Med. Vet. y director de epidemiología y análisis de riesgo (que depende de la Dir. Nac. Sanidad Animal de Senasa), Francisco Dalessio, contó que el fenómeno llamó la atención de los productores a fines de abril sobre todo porque los síntomas correspondían a enfermedades que escapaban la normalidad de la zona. “En algunos tambos se identificó la patología que no era frecuente en la zona, por lo que esto generó cierto revuelo entre los productores. Se intervino, y con la colaboración de INTA Rafaela, la FCV y un centro especializado de Formosa se identificó la patología (trypanosoma vivax), que no afecta al hombre. La alerta fue porque causó unas muertes de bovinos lecheros y como escapa a la normalidad implicó una investigación. “Es importante destacar que no afecta a los humanos y que existe un tratamiento”, sostiene el Méd. Vet. Javier Aguer, director Temático de Sanidad Animal de la Regional Santa Fe de Senasa. Para Aguer, se trata de una enfermedad que se transmite por vectores, por lo que la difusión de los mismos en un marco de cambio climático incide “con mayor frecuencia que antes”. También analizó que es probable que el parásito haya ingresado con alguna tropa desde el norte en la época de vacunación de aftosa. Y que se logró controlar en base a los protocolos establecidos. “Se definieron las estrategias de vacunación y en base a eso los especialistas definieron que la enfermedad hace un pico y luego se deja de ver. Queremos alertar y no alarmar, sobre todo porque Argentina dentro de la OIE (en el área de sanidad animal) comparte una normativa con denuncia obligatoria de ciertas enfermedades”.

Los especialistas coincidieron en que la sintomatología es muy similar o compatible con el complejo de tristeza bovina. Implica un decaimiento general del animal, una merma productiva, fiebre, debilidad, hasta la muerte en casos ocasionales. “En este caso fuimos alertados por la FCV en Esperanza, y es muy importante el aviso a Senasa dentro de estos diagnósticos de enfermedades que no son comunes, para que el organismo adopte las medidas correspondientes para controlar movimientos y definir estrategias”, acordaron desde el organismo.

Sanidad en la isla

Respecto del movimiento de hacienda que se incrementó a raíz de la crecida del Paraná, desde la Regional Santa Fe del organismo sanitario destacaron que se acabaron los protocolos de excepción. “Senasa está trabajando normalmente, y ahora inclusive los productores pueden realizar los trámites a través del moderno sistema de autogestión. El productor puede confeccionar el DTE (Documento Tránsito Electrónico) cuando lo quiera hacer. “Los productores tuvieron tiempo para sacar su hacienda. Anteriormente pasó que con certificados de emergencia metieron garrapatas en establecimientos limpios y le bajaron la trazabilidad. La autogestión permite mover hacienda sin tener que trasladarse hasta las oficinas de la entidad. Pero hay que tener todo en blanco”, explicaron.

Recomendaciones

En zonas donde se hubieran registrado casos, aplicar medidas de control contra vectores hematófagos (tábanos, moscas) en animales en pie y ambiente. Al ingresar nuevos animales al predio, comprobar que provengan de rodeos sanos, sin presencia activa de la enfermedad. Ante la sospecha de enfermedad anemizante, consultar al veterinario para que lleve adelante el diagnóstico acorde. Realizar la notificación a la oficina local del Senasa tanto ante la sospecha como ante la confirmación de los casos. Ante la aparición de sintomatología compatible se debe consultar a un profesional veterinario para que realice el diagnóstico y tratamiento correspondiente, y efectúe la denuncia del caso ante la Oficina del Senasa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad