20 de junio de 2017 03:03 AM
Imprimir

Alimentos españoles a la conquista de la emergente clase media china

China se consolida como uno de los destinos clave para el sector agroalimentario, gracias a una emergente clase media interesada en productos occidentales, tendencia que puede ir a más de la mano de la gastronomía y la restauración españolas y las nuevas conexiones logísticas.

La pujanza de las plataformas en Internet (Alibaba, JD o DHGate, por ejemplo) ofrecen nuevas oportunidades -China posee el mayor mercado de comercio electrónico “B2C” del mundo- y se abren expectativas comerciales con la línea férrea Madrid-Yiwu, que acorta a 13 días las expediciones en comparación con los fletes por barco.

Una consumidora compra en un supermercado de Pekín (China). EFE/Rolex Dela Pena

Una consumidora compra en un supermercado de Pekín (China). EFE/Rolex Dela Pena

Según el director general de Tradeco (firma que ha asesorado a compañías como Aceites del Sur, Joselito, Carmencita, Helios, Ibercacao o Inés Rosales para este país asiático), Carlos Barón, ahora “pegan fuerte” allí productos españoles como los cítricos, ciertas frutas con hueso, la leche, la carne de cerdo o la cerveza.

Sin embargo, en lo que va de 2017, “hay algo más de dificultad con el aceite de oliva debido a los altos precios y quizá se ha parado un poco; como también la entrada de nuevas marcas de chocolate y galleta, en este caso por saturación de oferta”, añade.

La directora de proyectos de la firma Henkuai -especialista en servicios de comunicación y marketing dirigidos a ese mercado-, Zihan Qi, explica que los chinos no saben demasiado de la cocina española pero “cuando la prueban, les encanta” porque hay sabores similares, si bien la gastronomía asiática es “más dulce”.

“Nos encanta vuestro vino”, que se conoce mucho menos que el francés; y “ahora está muy de moda el jamón ibérico y los churros” -que se toman con helado- y el aceite de oliva, que relacionan con Italia, aunque según datos del sector, en un 80 % procede de España.

Reconoce que las nuevas conexiones, como el “tren de la ruta de la seda” que une Madrid con Yiwu ofrece nuevas posibilidades para aumentar la exportación de alimentos, como también el mercado online, caso de Alibabá, que tiene una plataforma (Tmall International) que ofrece productos españoles al cliente final.

Además, España comenzó a exportar fruta de hueso el pasado verano, tras la firma de un Protocolo bilateral; fue el primer país del mundo autorizado para proveerles de melocotones y ciruelas.
Asimismo, España se confirma como tercer mayor exportador mundial de carne de cerdo a China, por detrás de Alemania y de EEUU.

Imagen de archivo que muestra a un hombre junto a un anuncio de la compañía Alibaba.com en Hong Kong, China.

Imagen de archivo que muestra a un hombre junto a un anuncio de la compañía Alibaba.com en Hong Kong, China.

 

La responsable de desarrollo de exportación de Carnes Selectas 2000 (grupo Campofrio Food), Linda Chen, indica a Efeagro que el vino es uno de los productos españoles más conocidos y, aunque el porcino está muy extendido, pocos conocen su procedencia porque “se vende sin marca” (es importado, refrigerado o congelado).

Chen también opina que serían viables las alianzas estratégicas entre compañías de ambos países porque, tal y como apunta, China responde a la falta de recursos propios, como agua o tierra, con crecientes inversiones en América y Europa, por ejemplo, para asegurarse el aprovisionamiento de carne de cerdo, vacuno, pollo …

Entre las recomendaciones a las empresas agroalimentarias interesadas en comerciar con China, Chen insiste en que deben conocer en profundidad la cultura y las normas internas.

Visitantes realizan una cata de vino español en una feria de Hong Kong (China).

Visitantes realizan una cata de vino español en una feria de Hong Kong (China).

 

La vicesecretaria general de la asociación de productores ganadera “China Animal Agriculture Association“, Gong Guifen, declaraba a Efeagro, durante una reciente visita a Madrid en la que estuvo acompañada de representantes de 19 compañías de su país, que hay “oportunidades de colaboración” empresarial con España.

“El jamón español es muy conocido en China e intentamos saber más sobre su proceso de producción y elaboración”, ejemplificó.

“El mercado chino está abierto al mundo y esperamos que el mercado del mundo se abra a China”, subrayó el director de la China National Swine Industry Association, Zhang Guangan, en esta visita.

El director de Interporc, Alberto Herranz, detalla que el comercio de porcino de capa blanca a China alcanzó la cifra récord de 400 millones de euros en 2016 y ahora el objetivo es ampliar el número de empresas homologadas para exportar -actualmente 29- y aumentar la variedad de productos para que no sólo reciban orejas, rabos o “manitas”, muy apreciadas, sino también jamón curado.

Los consumidores chinos tienen garantías de seguridad de la carne, que se envía por puertos, aunque Interporc cree que pronto podrá hacerse también a través del “tren de la ruta de la seda” (Madrid-Yiwu), el más largo del Planeta, con 13.000 kilómetros.

Las exportaciones agroalimentarias a China sumaron 1.169,5 millones en 2016, tras dispararse un +48 %, si bien hay posibilidades de crecimiento para pescados congelados, quinta gama, cereales de desayuno, snaks o bebidas, concluyen los expertos.

Fuente: EFE

Publicidad