23 de junio de 2017 10:53 AM
Imprimir

¿Vendemos trigo o esperamos otra suba?

El mercado sorprendió con un rebote en el valor del cereal que superó los u$s170 la tonelada. Depende de la necesidad del productor pero hay que tener en cuenta que localmente la campaña recién comienza.

Con la siembra de trigo en marcha en Argentina, y los productores volviendo a hacer una apuesta a los cultivos de invierno, nos encontramos con un rebote en los precios, que nos ha sorprendido, y con todo lo que falta por transcurrir en este mercado, la pregunta que flota en el aire es si tomar estos precios o esperar mejores valores.

Cuando se analiza si un precio es bueno o malo, se tienen en cuenta diferentes parámetros. En primer lugar, los 170 u$s/tt que se pagaron por el trigo nuevo esta semana, están en los máximos que se vieron el ciclo pasado. En segundo lugar, ya en 160 u$s/tt muchos productores indicaban que el número del trigo “les cerraba”, con lo que 170 u$s/tt debería dejarles un buen margen. Pero el problema es que en realidad todo depende de lo que pase con el precio a futuro. Si sigue subiendo, vender a 170 u$s/tt habrá sido una mala decisión.

Cuando los precios empiezan a tomar una tendencia alcista tan marcada, buscamos las razones, y vemos que en principio no se trata de algo local sino más bien global, ya que del 15 de mayo a esta parte los precios subieron un 10% tanto en Chicago como en el mercado Argentino.

Lo que está sucediendo es que se están dando problemas climáticos en varios países productores al mismo tiempo. En EEUU las elevadas temperaturas en el norte de las planicies golpearon al trigo de primavera, y la calidad de cultivos se resintió. También el trigo de invierno, que se siembra en el centro y sur de las planicies norteamericanas, tuvo problemas, pero en este caso por exceso de lluvias. Por otro lado, en el sur de Europa el clima cálido y seco está afectando la producción de España y Francia. Finalmente en Australia se está desarrollando también una seca.

En nuestro país se espera un incremento de un 8% en el área, pero el mismo también está puesto en duda por los excesos hídricos que podrían impedir que se termine concretando toda la intención de siembra. Adicionalmente también en el sur de Brasil estuvo lloviendo y no se descarta que las bajas temperaturas puedan terminar afectando a las sementeras, generando una mayor necesidad de importación.

El único inconveniente es que en el mundo hay muchísimo stock de trigo. Una campaña con menor producción debería servir para contraer las existencias, pero no justificaría todavía que los precios se despeguen a niveles elevados.

Pero los precios previamente habían bajado mucho, y los fondos especulativos estaban muy vendidos. Con este escenario más restringido del lado de la oferta que lo previsto, debieron cerrar posiciones, comprando rápidamente, y se espiralizaron las alzas.

Adicionalmente hay que recordar la dinámica del trigo en Argentina. Entre el mercado interno y la exportación a Brasil hay unas 12 millones de toneladas de demanda “asegurada” a muy buenos precios. Pero si la producción supera las 18 millones de toneladas como algunos proyectan, “sobran” 6 millones que habrá que colocar en otros países. Esto significa salir a competir con el trigo del Mar Negro (Rusia y Ucrania) en destinos que nos quedan muy lejos (África del Norte y el sudeste Asiático), por lo que para colocar el saldo extra Mercosur habrá que pensar en precios con un descuento.

En definitiva la recomendación aquí dependerá de cómo el productor maneje su trigo. Si se ve en la necesidad de venderlo mayormente en cosecha, debería estar muy atento y aprovechar estos precios, aunque a esta altura del partido, comprometer mucho más de un 30% implica tomar un riesgo climático elevado. Pero si puede esperar al segundo tiempo, debería apuntar a esperar las necesidades de Brasil. Quienes opten por esta vía, deben recordar que con una producción local elevada habrá que esperar mucho para que Brasil traccione.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad