27 de junio de 2017 11:47 AM
Imprimir

Finalmente, el procurador general de Brasil imputó a Temer por corrupción

Finalmente, el procurador general de Brasil imputó a Temer por corrupción.

El presidente de Brasil, Michel Temer, fue denunciado hoy por el cargo de corrupción pasiva por el procurador general (jefe de fiscales), Rodrigo Janot, ante el Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima instancia judicial del país, informó el canal de noticias “Globo News”.

Janot también incluyó en su denuncia al ex diputado Rodrigo Rocha Loures, estrecho asesor de Temer, quien está detenido desde comienzos de junio bajo cargos de recibir un supuesto soborno en nombre de Temer.

La imputación presentada por el jefe de fiscales acusa al presidente de haber cobrado sobornos del frigorífico JBS para interceder en favor de la empresa en procesos en el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE).

Janot basó su acusación en un video grabado por un ejecutivo de JBS con ayuda de la Policía, bajo un acuerdo de cooperación judicial.

En la grabación se ve a Rocha Loures salir de una pizzería en Sao Paulo con una maleta con medio millón de reales (153.000 dólares) entregados por JBS.

Según la investigación, ese dinero sería una primera entrega de una serie pagada por el frigorífico, el principal productor mundial de carne, para que Temer intercediera en favor de la empresa en problemas legales.

“Nótese que son graves los ilícitos practicados por los acusados (…) Actuaron con absoluto desprecio a la función de presidente de la República y de diputado federal”, explicó Janot en su escrito.

El fiscal general dijo que Temer “engañó al pueblo brasileño” y calificó la escena de Rocha Loures cargando la maleta con dinero como una afronta “al ciudadano y al cargo público que ocupaba”.

El fiscal ya entregó su denuncia a Edson Fachin, el juez del STF que es relator de la megacausa “Lava Jato” y que está a cargo de analizar la denuncia contra el presidente.

 

Ahora cabe al STF decidir si acepta o rechaza la denuncia contra Temer

Ahora cabe al STF decidir si acepta o rechaza la denuncia contra Temer. En el caso de dar curso a la imputación, el STF debe encaminarla a la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) de la Cámara de Diputados, en donde será tratada antes de que sea debatida en plenario.

El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, integrante del bloque oficialista, afirmó que está dispuesto a suspender el receso parlamentario para analizar la denuncia. Para darle curso, es necesario el voto de 342 diputados sobre el total de 513.

En el caso de que la denuncia sea aceptada por el mínimo de dos tercios de los diputados, la misma vuelve al STF. Si el máximo tribunal de Justicia del país la acepta nuevamente, el presidente debe dejar su cargo obligatoriamente en un plazo de 180 días

Fuente: Agromeat

Publicidad