28 de junio de 2017 12:32 PM
Imprimir

En agosto, mercado de EE.UU. cerrará el ingreso al biodiésel argentino

En Washington creen que el biocombustible está subsidiado.

La llegada del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence a la Argentina en agosto próximo coincidirá con el cierre del país del Norte a la importación del biodiésel local tras determinar que el biocombustible recibe subsidios. La implementación de un arancel hará inviable los envíos.

La visita del mandatario norteamericano tendrá como acompañante al secretario de Comercio (ITC), por sus siglas en inglés, Wilbur Ross. Precisamente organismo que días atrás recibió las respuestas a las 100 preguntas que hiciera a las empresas Dreyfus, Vicentín, y el Gobierno. Y que en breve dará a conocer de forma “preliminar” que el producto nacional recibe subsidios de aproximadamente el 29% que resulta del diferencial que tiene el grano de soja con el biodiésel por la aplicación de los derechos de exportación. Es decir que se compra más barato el poroto para su producción.

La información confirmada por fuentes que trabajan en el tema, adelantaron que las autoridades norteamericanas no dejará de lado la investigación que hace el ITC por dumping que se espera finalice en enero próximo. En el mientras tanto, se aplicará un arancel que marcará el fin a las exportaciones al país del Norte.

Si bien se descarta que el Ejecutivo recurra a la Organización Mundial de Comercio (OMC), la Argentina no podrá hacer la denuncia como lo hizo en su momento con la Unión Europea, hasta tanto no se compruebe que hay un daño final y no provisorio como el caso de los Estados Unidos. Este mercado representa para la Argentina, ingresos de divisas por u$s1.500 millones.

El tema es el primero en la agenda para el ministro de Producción Francisco “Pancho” Cabrera, que buscará de alguna forma una salida formal como a través de cupos. Se entiende que se armará con las empresas un número estimado de volumen a exportar.

Estados Unidos pedirá a Producción el cobro de
regalías por semillas y productos farmacéuticos

Pero no se será fácil. Ross traerá como ya adelantó este diario en mayo pasado, el pedido de la industria semillera de cambios en la aprobación de los genes por parte del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (I.N.P.I.) que depende de Producción. La autoridades del país del Norte solicitarán modificar los criterios para su autorización y la agilización de los mismos. Además tiene como prioridad el reclamo de las empresas de biotecnología por el cobro de regalías, que hoy es inferior a lo que ingresa en países como Paraguay o Uruguay, en donde se cosecha un menos volumen de soja.

Vale recordar que el año pasado, el presidente Mauricio Macri debió enfrentar a las semilleras con Monsanto a la cabeza que buscó por derecho propio el pago por la tecnología a través de la celebración de acuerdos con las exportadoras para el cobro de las regalías.

También el CEO de Dow, Andrew Liveris le envío una carta al mandatario, pidiéndole que se respete el derecho a la propiedad intelectual de semillas.

El secretario Ross no sólo hablará por el sector semillero, en su lista pedirá por las patentes farmaceúticas, es decir regalías y remesas de laboratorios norteamericanos en la Argentina que el gobierno de Donald Trump considera de vital importancia y que espera al menos una respuesta favorable ante la muestras de apertura a los productos argentinos como los limones tucumanos tras 16 años de negativa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: BAE

Publicidad