29 de junio de 2017 01:26 AM
Imprimir

Exportación de carne nicaragüense se recupera

Esperan crecimiento del 17% y de mantenerse las condiciones actuales en EE.UU., el próximo año podrían crecer más.

Mientras el proceso administrativo —promovido por productores y consumidores contra cuatro mataderos locales por el precio de la carne— podría pasar a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en los próximos días, el volumen de carne y despojos bovinos colocados en el mercado internacional en los primeros seis meses del año registran un repunte superior al 30 por ciento del mismo período del año anterior.Esto ha provocado un incremento en la compra del ganado y “cierta estabilidad” en el precio promedio que la industria paga al productor, que se mantiene en unos 96 córdobas por kilo canal caliente, confirmó el presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), Álvaro Vargas.

Vargas espera además, que el crecimiento registrado por el sector en el primer semestre del año, se dispare en los próximos meses, como consecuencia de la decisión de Estados Unidos de elevar sus envíos de carne a China y de cerrar su frontera a la carne de Brasil; y del reciente anuncio de Panamá de suspender temporalmente sus importaciones de carne y lácteos procedentes de Colombia.Le puede interesar: Nicaragüenses ven muy poco la carne de res en el platoNo obstante, Onel Pérez, director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), asegura que la decisión de Estados Unidos de suspender las importaciones de carne brasileña, el único beneficio que le puede generar a Nicaragua es que este año no tendrá que utilizar la cuota que le otorga el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-Cafta por sus siglas en inglés), para completar sus envíos de carne industrial a ese mercado.“Con el ritmo que traían las exportaciones de carne de Brasil hacia Estados Unidos la cuota “otros” que otorga la OMC (Organización Mundial del Comercio) es la que utilizamos todos los países, se hubiera completado a finales de agosto o inicios de septiembre. Eso habría significado que Nicaragua se hubiera quedado con un excedente de unas 16 mil toneladas del total del volumen que tiene planeado enviar este año a Estados Unidos”, detalla Pérez.

No usarán cuota Cafta

Para mandar esas 16 mil toneladas, este año Nicaragua habría tenido que utilizar la cuota Cafta, que actualmente es de 15,500 toneladas anuales libres de arancel y para las restantes 500 toneladas se habría tenido que pagar el impuesto correspondiente. Por lo que de mantenerse la suspensión a la carne brasileña, Nicaragua podrá completar los envíos planeados para este año, a través de la cuota OMC.Según las estadísticas del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), el año pasado se enviaron al mercado estadounidense cerca de 35 mil toneladas de carne y despojos bovinos; volumen que este año, según las metas de crecimiento de Canicarne, puede elevarse a entre 45 mil y 50 mil toneladas.Pérez admite que la reducción de la oferta de carne brasileña en el mercado estadounidense podría provocar un aumento en el precio aunque sea leve. “Aunque eso es simplemente una expectativa, no quiero ser muy optimista, hay que esperar el resultado de ese juego de la oferta y la demanda”, sostiene Pérez.Puede leer también: Ganado con más “carnita”Sin embargo, esa merma en la oferta no podrá ser aprovechada para elevar la colocación de carne local en ese mercado. Eso según el director de Canicarne, porque de acuerdo con los planes de producción de los mataderos locales ya está determinada la cantidad de producto que se enviará este año a ese país.“Ese volumen no va a cambiar porque ya está definido, todo lo que se producirá de ese corte ya está definido que se mandará a ese mercado y será como el 30 por ciento más de lo que se mandó el año pasado, esa es la producción, no se producirá más”, sostiene Pérez.Esa capa medio quemada es lo que le da un sabor delicioso a la carne. GETTY IMAGES

El otro año puede influir

El director ejecutivo de Canicarne considera que si el próximo año Estados Unidos mantiene esa prohibición a la carne brasileña y en Nicaragua se incrementa la oferta de ganado en al menos diez por ciento, los envíos de carne industrial a ese mercado pueden incrementarse, ya que ese mercado es el que más compra este producto y el que mejor lo paga.Con respecto al incremento de las ventas de carne estadounidense a China, Pérez dice que no tiene ninguna repercusión en la industria local, porque ese mercado solicita otro tipo de cortes que no se producen en el país.
Mientras que con la decisión de Panamá de suspender temporalmente la compra de carne y lácteos colombianos, Pérez dice que este año ya hubo incremento de un 30 por ciento de los envíos de carne y despojos comestibles a ese mercado y no cree que esta decisión incrementen las compras de productos cárnicos locales.De acuerdo con las estadísticas del Cetrex, entre el 1 de enero y el 27 de junio del 2016 se colocaron en el mercado panameño 2,769 toneladas de carne y despojos bovinos por un valor de 8.86 millones de dólares. En cambio, entre el 1 de enero y el 27 de junio de este año se enviaron 3,294 toneladas de esos productos, por los que se obtuvieron 10.41 millones de dólares.En el período en mención el volumen de los envíos de estos productos al mercado internacional registra un incremento del 30.4 por ciento, mientras que el valor creció en 30.1 por ciento (ver infografía).

Venezuela ayudó

Esta expansión es resultado del crecimiento de la oferta que ha permitido elevar el número de reses sacrificadas. “Hasta ahora llevamos un crecimiento del 30 por ciento en la matanza y esperamos cerrar el año con un crecimiento del 17 por ciento en las exportaciones y llegar a quinientos millones de dólares”, dice Pérez.También ha influido en consecución de las metas de crecimiento, la recuperación del mercado venezolano. No obstante, René Blandón, presidente de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), admite que dicha recuperación “no es segura”, ya que la actual situación de ese país pone en duda esas compras.“Ese es un mercado que está en el filo de la navaja y no se sabe lo que va a pasar. Además la industria está dando hasta dos meses de crédito y eso no ayuda mucho a la liquidez, pero la verdad es que nosotros vendemos a Albalinisa y ellos tendrán que responder”, advierte Blandón.Y añade que el sector continúa en la búsqueda de nuevos mercados. Recientemente una delegación de República Dominicana visitó las plantas y confían en poder comenzar a enviar sus productos a ese mercado que se caracteriza por su amplia oferta de hoteles de lujo y potencial turístico, dice Blandón.

Planean ampararse

Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), confirma que la buena temporada lluviosa de este año ha permitido un incremento de la oferta de ganado, que a su vez ha elevado las compras de los mataderos.Esto ha mejorado el flujo de ingresos de los ganaderos, pero según Vargas, no en los niveles que deberían, porque la industria sigue imponiendo precios muy bajos.“Por eso estamos planeando recurrir de amparo ante la Corte Suprema de Justicia, porque en el proceso que llevamos en Procompetencia se nos negó la inspección ocular que solicitamos a los libros de los mataderos, entonces no hemos podido demostrar que ellos se ponen de acuerdo para pagarle menos al productor”, señaló Vargas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.laprensa.com.ni

Publicidad