29 de junio de 2017 14:35 PM
Imprimir

En plena siembra, las ventas adelantadas de trigo marcan récord

Lo indicó el CEO global de Louis Dreyfus Company durante la Cumbre de Commodities para las Américas organizada por el Financial Times. “Brasil está invirtiendo ferozmente para mejorar su logística", argumentó.

El CEO global de Louis Dreyfus Company, Gonzalo Ramírez Martiarena, dijo que “si Argentina no acelera el proceso de quita de retenciones a la soja, corre el riesgo de perder competitividad contra lo que Brasil está desarrollando en logística”, al tiempo que destacó que el país “tiene la posibilidad de exportar mayor valor agregado”.

Al exponer en el marco de la Cumbre de Commodities para las Américas organizada por el Financial Times (FT), Ramírez Martiarena explicó que “Brasil está invirtiendo ferozmente para mejorar su logística, lo que debería impulsar a la Argentina a seguir optimizando su cadena de valor para tener costos internos más competitivos”.

“Argentina tiene la posibilidad de exportar mayor valor agregado, pero para ello es necesario seguir buscando la forma de articular políticas de largo plazo para generar inversiones público-privadas, ambos asumiendo riesgos y disfrutando beneficios. La estructura productiva y exportadora de valor agregado de un país entero solo la pueden modifican los privados con la ayuda del Estado, y no con subsidios sino con financiamiento de largo plazo y con competitividad impositiva”, dijo el ejecutivo global de Dreyfus.

En ese sentido, Ramírez Martiarena consideró “si Argentina no acelera el proceso de quita de retenciones a la soja, corre el riesgo de perder competitividad contra lo que Brasil está desarrollando en logística”.

“Factores como la eliminación total de las retenciones, la inversión en infraestructura y la reactivación del ferrocarril que garantice el open access, repercutirán en mejores márgenes para el productor y reactivará toda la cadena de valor”, destacó.

En el encuentro también expuso el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, quien dijo que “el Gobierno cumplió con su palabra” en cuanto a la baja de retenciones, lo que “generó confianza” e hizo que el sector invirtiera US$ 58.000 millones y que la cosecha de este año alcance los 130 millones de toneladas de granos.

A su turno, David Lacroze, de la empresa agropecuaria Zed, sostuvo que “es la primera vez que un Gobierno elegido en comicios libres no tiene una actitud confrontativa con el agro”, y opinó que la inversión se logrará con la baja de la presión impositiva.

Lacroze aseguró además que el sector agrícola “ya invierte y es la locomotora” del crecimiento.

Luego, Alejandro Elsztain, CEO de Cresud, describió que el “modelo de producción” de la empresa se basa en la compra de tierras, su desarrollo y su posterior venta, y que “hoy tenemos 800.000 hectáreas y somos productores”.

A su criterio, la producción de soja y maíz en la Argentina es “eficiente” pero el problema reside en los “gastos logísticos”, y en otro orden comentó que el desmantelamiento de La Salada “es un ataque a la informalidad” y un “cambio en las reglas de juego”.

En tanto, Mariano Bosch, CEO de la empresa Adecoagro, dijo que el desarrollo del modelo sustentable de la producción se da “en el interior” del país, donde es “muy competitivo”.

Fuente:

Publicidad