30 de junio de 2017 02:29 AM
Imprimir

No hay vacas para tanta exportación y consumo

“Las perspectivas de la cadena de ganados y carnes, están enfocada a los mercados diferenciales, no muy grandes y de alto poder adquisitivo”. La afirmación corresponde a Jorge Torelli, consejero del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), quien ratificó un crecimiento de las exportaciones cárnicas por el orden del 10 % anual. […]

“Las perspectivas de la cadena de ganados y carnes, están enfocada a los mercados diferenciales, no muy grandes y de alto poder adquisitivo”. La afirmación corresponde a Jorge Torelli, consejero del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), quien ratificó un crecimiento de las exportaciones cárnicas por el orden del 10 % anual.

Al mismo tiempo, indicó que -entendiendo como es el ciclo de la ganadería- es probable que durante el 2018 el incremento se sitúe en una porcentual cercano al 20 %.

“Estamos bien, aunque tenemos que tener condiciones más razonables para la exportación que pasan por un tipo de cambio diferencial, alguna medida para mejorar la competitividad y bajar los valores, frente a precios deprimidos”, dijo agregando que “hay que tener cuidado en no sobrecargar el mercado interno. En principio porque ya no se puede volver a un consumo de 70 kilos por habitante por año; aunque también porque es necesario cuidar que no se desmoronen otras cadenas como la porcina y la nuclea la actividad avícola”.

El empresario, que participó de los datos conclusivos del Congreso Ganadero de Rosario, pidió paciencia con el objetivo de no producir una pérdida de confianza en los productores y caer en viejos problemas.

Respecto a los nuevos modelos productivos para la Pampa Húmeda, consideró que “el concepto de la chacra mixta, ha cambiado a partir de la proliferación de los pequeños establecimientos de feedlot que permiten a los productores tener animales encerrados y destinar los granos que producen al engorde de su propia hacienda”.

Torelli, afirma que son módulos de mucha eficiencia, con 100 o 200 cabezas de ganado y todo un esquema laboral que está generando la recuperación de muchas regiones abandonadas.

Un largo camino

“Ya el tema toma color”, remarcaron varios productores al hacer referencia a las posibles líneas de créditos para ganadería del Banco Nación. Por ahora, se habla de herramientas con plazos que parten de los 7 y se extienden a los 10 años.

“Genera productividad y te permite volver a estar en el ruedo”, subrayó Jorge Torelli.

Por ahora, el marco de optimismo viene siendo un pilar en todos los encuentros ganaderos de Argentina. En ellos se habla de perspectivas, proyecciones y grandes variantes.

La principal es el cambio de hábitos de la sociedad, donde muchos relatos indican que – en lo interno- se vinculan hacia una dieta más variada, equilibrada y sana.

Otros, afirman que se traba de una respuesta o clara adaptación a la escases por encima de un problema de precios y otros indicadores.

Fuente: La Capital

Publicidad