1 de julio de 2017 11:40 AM
Imprimir

Israel, un desierto productor de verduras y frutas

En Israel los cultivos se riegan con agua que se reutiliza o se extrae del subsuelo y del mar Mediterráneo y Rojo.

En Israel deciden la producción de manera distinta a la de la Argentina. En nuestro país, los productores piensan cómo producir más y luego se preocupan en vender. En Israel, donde por obligación deben generar productos con mucho valor, el concepto es otro. Se preguntan: ¿qué puedo vender? A partir de la respuesta se organizan hacia abajo, produciendo lo que la demanda actual exige.

“Están permanentemente poniéndose en la cabeza del cliente y pensando cómo inducir la compra de lo que ofrecen”, indica Federico Mayer, integrante de la consultora Globaltecnos SA, que organizó un viaje para conocer de cerca el sistema de producción y las tecnologías empleadas, y analizar la posibilidad de su aplicación en nuestro país.

Desarrollos en invernáculos
Desarrollos en invernáculos.

“Estuvimos en el kibutz agrícola de Hatzerim, en medio del desierto de Négev. Al traspasar la entrada, parece que se entra en un jardín de un hotel de cinco estrellas. Los israelíes hicieron muchos oasis en el desierto, sobre un terreno en el que no crecía nada”, grafica Sebastián Salvaro, otro integrante del grupo viajero.

Como en el terreno pedregoso y arcilloso las plantas no pueden desarrollar las raíces, en los invernáculos se dispone encima una capa de plástico y una cama de arena, cáscara de arroz u otro inerte donde desarrollan las raíces. La nutrición es atendida con fertilizantes aplicados mediante el riego por goteo.

Antes de desarrollar cualquier cultivo, se esteriliza el suelo para evitar ataques de hongos e insectos. Esta operación se concreta sin productos químicos, con un riego sobre el suelo original y colocación de una manta plástica por encima. La intensa radiación solar del desierto hace el resto: eleva la temperatura edáfica y neutraliza el desarrollo de agentes adversos.

Según la zona, el riego se practica con agua que se reutiliza de aguas servidas o se extrae del subsuelo y del mar. Israel reutiliza el 70% del agua, vs el 13% de España, que es el segundo en el ranking.

Para obtener el agua subsuperficial, deben hacer perforaciones de hasta 1500 metros para obtener un producto salino, que llega a la superficie a 60°C. Esta especie de salmuera es diluida con agua de mar (del Mediterráneo y del Mar Rojo) que se desaliniza por osmosis inversa: se hace pasar por una serie de membranas a alta presión, para separar las sales del líquido.

Con el agua asegurada y con fertilización, las tierras desérticas se convierten en muy productivas. Sobre ellas desarrollan hortalizas para consumo interno y para exportación: tomate común y cherry, pimiento, zanahoria, pepino. También, pomelos, mandarinas, granadas, flores, frutillas y ajo con los que intentan llegar a los mercados europeos en contraestación.

Casi toda la producción se desarrolla en invernáculos, que cubren 10.000 hectáreas del territorio. En ellos hay mucha tecnología y continuamente experimentan nuevos materiales como un polímero especial que dura 20 años sin deteriorarse ni reducir su transparencia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad