4 de julio de 2017 01:51 AM
Imprimir

Los 4 objetivos de la palpación rectal en bovinos

De acuerdo con el médico veterinario César Augusto Gómez Velásquez, este método no solamente determina la preñez de la vaca, sino que también permite conocer muchos más aspecto del estado fisiológico y patológico del animal.
Esta técnica de diagnóstico ginecológico suele emplearse principalmente para diagnosticar preñeces en los días 35 a 40, para establecer eventos futuros como el secado de la vaca o el próximo parto.
Con esto se puede conocer si el estado del hato es normal, esto es, si la fisiología de las reses está adecuado y están preñando de forma regular.
El segundo objetivo es diagnosticar cómo fue la recuperación uterina en esas vacas que acaban de parir, si el útero se está recuperando como debe ser o si posiblemente es un útero patológico y necesita algún tratamiento”, señaló.
El tercero consiste en detectar patologías después del día 50 del posparto, donde la matriz posiblemente ya se ha recuperado de la preñez. En este momento, pueden presentar ciertas enfermedades relacionadas con los ovarios, por lo cual es fundamental realizar el examen.
Finalmente, este método se utiliza en novillas que van a entrar a reproducción, para determinar si tienen sus genitales “completos, en orden y desarrollados”.
Por esta razón, Gómez Velásquez precisó que la palpación no se debe hacer únicamente en épocas cercanas a eventos reproductivos, sino que debe practicarse con cierta regularidad para efectuar un mejor diagnóstico y llevar un registro más preciso.
“Yo hago palpaciones cada 25 días en las fincas que atiendo. A los ganaderos les recomiendo que la hagan por lo menos una vez cada 45 días o cada 2 meses, para determinar el estado reproductivo del hato, si la vaca está preñando normalmente o si hay algún tipo de patología”, puntualizó.
Además, destacó otro punto de esta técnica física: en vacas vacías, esto estimula la presentación de celos, lo que puede contribuir significativamente en los parámetros reproductivos.
“En las semanas siguientes a la palpación hay muchos servicios o muchas montas (en caso de que se tenga toro), y el estado reproductivo del hato aumentaría por el número de preñez. El estímulo que uno ejerce con la mano sobre los ovarios y el útero es muy importante porque así la vaca reacciona entrando en celo en caso de que esté vacía”, indicó.
El experto recordó la importancia de llevar los registros, para tener un control y aumentar las concepciones de ser necesario. En esta medida, no hay que dejar de anotar los días abiertos, los intervalos entre partos, porcentaje y tasa de preñez, número de servicios por preñez, entre otros datos.  Contextoganadero
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad