4 de julio de 2017 11:31 AM
Imprimir

La carne y el viento norte

Tras conocerse que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos decidió no autorizar las importaciones de carne fresca desde Brasil, por el escándalo de la adulteración de carne aviar y bovina en mal estado en el vecino país, y que por el mismo motivo la Unión Europea resolvió incrementar los controles sobre los productos cárnicos […]

Tras conocerse que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos decidió no autorizar las importaciones de carne fresca desde Brasil, por el escándalo de la adulteración de carne aviar y bovina en mal estado en el vecino país, y que por el mismo motivo la Unión Europea resolvió incrementar los controles sobre los productos cárnicos brasileños, desde distintos sectores se planteó que esa crisis del gigante sudamericano podría generar una gran oportunidad para las exportaciones de la industria cárnica argentina. ¿Pero, es realmente así?

***************
Si Argentina pretende aprovechar la crisis que sacude el mercado brasileño de carnes, debe sumar competitividad a la industria local ya que, según distintos especialistas en la materia, los cortes de carne vacuna de exportación han registrado, en los últimos años, precios más altos si se los compara con productos similares de otros países de la región como Uruguay o el mismo Brasil. Según un estudio comparativo elaborado por analistas del mercado, en Brasil el precio promedio del novillo de exportación retrocedió el último mes un tres por ciento, ubicándose en 2,60 dólares por kilogramo, mientras que para la Argentina, el novillo pesado destinado al mercado de la Unión Europea se apreció dos centavos de dólar, es decir poco más del 0,5 por ciento, y se ubicó en 3,23 dólares por kilogramo.

***************
Si bien se reconoce que las carnes argentinas premium que se colocan en mercados externos son más caras por la calidad del producto, no es menos cierto que la cadena industrial del sector todavía tiene por delante el desafío de reducir costos, sobre todo en lo que respecta a la logística, como pasa también en otros sectores. En otras palabras, si Argentina logra controlar el alza de los costos internos tendrá mayores posibilidades de posicionarse mejor en los mercados externos a partir de esta coyuntura que tiene a Brasil, el mayor exportador de carne bovina, enfrentando una crisis sin precedentes que hizo que compradores de envergadura como China, Hong Kong y la Unión Europea comenzaran a imponer severas restricciones a las importaciones de carnes provenientes del vecino país.

***************
En la Argentina, la actividad ganadera es uno de los puntales de la economía, aunque en los últimos años el sector se vio debilitado por la aplicación de medidas económicas que perjudicaron su productividad, a tal punto que por noveno año consecutivo el país no podrá cumplir con el cupo de exportación asignado por la Unión Europea para la Cuota Hilton. La noticia de la crisis de las carnes de Brasil, incluso, generó versiones que sostenían que podría haber efecto contagio que impacte en forma negativa en la ganadería argentina, pero distintos expertos del mercado internacional aseguran que son pocas las probabilidades de que eso ocurra.

***************
De todos modos, la producción local debe apostar a procesos de calidad y solucionar, entre otras cosas, la cuestión de la competitividad y, como plantean desde algunos sectores, también el problema generado por el atraso cambiario. Debe tenerse en cuenta, por otra parte, que según un informe económico de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados, China se consolida cada vez más como principal destino de las exportaciones argentinas de carne vacuna y prueba de ello es que en total adquirió 16.311 toneladas de carne vacuna entre enero y marzo de 2017, lo que representó un crecimiento de 156,6 por ciento interanual.

www.elcomercial.com.ar

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad