5 de julio de 2017 02:39 AM
Imprimir

España: se espera un año complicado para la agricultura

Organizaciones agrarias como la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) han mostrado su preocupación por la ola de calor, tras meses de sequía.

A los efectos que la falta de lluvias ya ha provocado en cultivos de secano, como los cereales, ahora se suman los temores por el impacto en frutales como olivos, viñedos o en aquellos de frutos secos, porque de acuerdo a lo señalado por José Carlos Caballero, funcionario de servicios técnicos de Asaja, “quedan pocas reservas de agua”.

La cosecha de estos frutales tiene lugar en otoño y las perspectivas son negativas, si no llegan las precipitaciones.

El secretario general de COAG Jaén, Juan Luis Ávila, señaló que los olivos de secano están perdiendo muchas olivas al no poder seguir adelante con la formación del fruto por falta de agua, mientras que los regadíos son precarios, a lo que se suma la escasez hídrica del Guadalquivir.

“Es tal el desastre que pocos recuerdan una situación tan trágica en el campo español. Habitualmente un año de mala cosecha en secano, era buena en regadío y viceversa, pero este podría ser negativo en todos los sectores”, señalaron fuentes de UPA.

Los agricultores de UPA mencionaron la preocupación entre los productores de tomate para la industria, porque no saben cómo reaccionarán las plantas al calor o en frutales.

UPA declaró pérdidas en cereales que en Castilla y León llega al 70 % y en Castilla-La Mancha al 40 %, en leguminosas son del 70 % en Castilla y León y del 50 % en Madrid, mientras que la ganadería en el norte se ha visto muy afectada por los sobrecostos en piensos por falta de pastos y la evaporación de agua en los abrevaderos.

Comentario

El sector agrícola enfrenta diversos desafíos a nivel global, tales como aumentar su productividad para suplir la creciente demanda de alimentos, mejorar su eficiencia en el uso de los recursos naturales, adaptarse a los nuevos patrones climáticos y hacer una contribución positiva al medio ambiente y a la sociedad. Es por ello que emerge la necesidad de desarrollar una actividad agrícola que conjugue la protección del medio ambiente, la equidad social y la viabilidad económica, en suma, una agricultura sustentable.

En este marco, el Ministerio de Agricultura se ha planteado como propósito “Promover un sector agroalimentario y forestal competitivo basado en la sustentabilidad ambiental y social”. Para esto, la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) firmó un convenio de colaboración entre el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), el Consejo Nacional de Producción Limpia y Corfo para promover la incorporación de prácticas sustentables y de producción limpia en el sector agrícola. En el contexto de este convenio es que se desarrolló un Protocolo de Agricultura sustentable, que entrega un panorama general respecto de lo que hoy se entiende por agricultura sustentable en Chile e identifica principios y criterios, así como recomendaciones de buenas prácticas en esta materia.   Agrimundo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Efeagro – Odepa

Publicidad