7 de julio de 2017 01:43 AM
Imprimir

La carne sube menos que la inflación y crece el consumo

El consumo de carne vacuna en Argentina suele variar de manera exactamente inversa a sus precios: cuando los cortes se encarecen más de la cuenta, la gente los resigna en favor de otras opciones más económicas, como el pollo; y cuando el producto se abarata, vuelven a comprarla. El último ciclo no fue la excepción […]

El consumo de carne vacuna en Argentina suele variar de manera exactamente inversa a sus precios: cuando los cortes se encarecen más de la cuenta, la gente los resigna en favor de otras opciones más económicas, como el pollo; y cuando el producto se abarata, vuelven a comprarla. El último ciclo no fue la excepción y actualmente, según las últimas estadísticas, se está producien

do esa recuperación, de la mano con aumentos de precios que dieron una leve tregua.

Según el último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (CICCRA), el precio al público de los cortes vacunos muestra una suba interanual del 18%, frente a una inflación general que promedia el 24,7%.

Esa leve recuperación del poder adquisitivo permitió que, en lo que va del 2017 -con datos hasta mayo-se registrara un nivel de consumo de 57,7 kilos anuales por persona, 4,2% mayor al detectado un año atrás, en lo peor del pico inflacionario de 2016.

El pollo se encareció aún menos – un 8% interanual- y la gente compró, en lo que va del año, un 6,2% más. Fue a un ritmo de 44,9 kilos anuales por persona, frente a los 42,3 del mismo período del año pasado, de acuerdo con estadísticas del Ministerio de Agroindustria.

La carne que más se encareció en el último año, según CICCRA, fue la de cerdo, recuperando terreno tras varios meses de incrementos muy moderados. De todos modos, en este caso, la proteína porcina siguió ganando terreno en la mesa argentina y se ubicó este año en niveles récord: 13,4 kilos anuales por habitante.

El último informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) registró, en Capital y el Gran Buenos Aires, precios de venta al público por kilo de $ 76,69 para la picada común, $ 96,52 para la carnaza, $ 119,52 para la paleta, $ 125,20 para el asado de tira, $ 143,82 para el vacío, $ 145,78 para el matambre y $ 186,91 para el lomo. El kilo de pollo entero promedió los $ 35,75 y el de pechito de cerdo, $ 127,73.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad