7 de julio de 2017 10:08 AM
Imprimir

Los primeros datos sobre merluza muestran una baja en la abundancia

La campaña de juveniles no arrojó datos alentadores; si bien están dentro del promedio histórico continúa la tendencia a la baja. Registros de una fuerte disminución del grupo de edad 2, que sostiene la pesquería, podrían indicar un descenso en la biomasa total de 2016.

La campaña de evaluación de juveniles de merluza hubbsi tiene como objetivo principal estimar índices de abundancia de la fracción juvenil del efectivo patagónico. Durante el crucero que el INIDEP realizó en enero de este año se evaluó la zona comprendida entre los paralelos de 43º S y 47º S desde 50 a 100 metros de profundidad. Esto comprende el Golfo San Jorge y el área de plataforma dentro de la Veda Permanente de Merluza.

En el Informe elaborado por Lía Chavarria y Emiliano Pisani, del Programa de Merluza del INIDEP, se realiza una comparación entre los datos obtenidos en 2017 con los de 2013, que fue un año de buen reclutamiento; y también se los compara con la serie histórica que abarca desde 2005 a 2013.

“Los índices de abundancia obtenidos por el método de área barrida de merluza (rendimientos horarios en peso) en 2017 fueron en promedio aproximadamente 30% más bajos que los registrados en 2013 en el área total, golfo y plataforma”, señala el informe. En tanto “el rendimiento horario promedio de juveniles en 2017 fue un 56% inferior respecto de 2013 para el total del área total, golfo y plataforma”.

“En 2017, los mayores rendimientos se observaron en unos pocos lances al noreste del Golfo San Jorge, incluyendo el sector de Bahía Camarones y en una franja que abarca el extremo norte de las transectas de plataforma”, indicaron los especialistas.

Cuando se compara los rendimientos de 2017 con el promedio de la serie de años 2005-2013, se observa una disminución significativa en el Golfo San Jorge en la medición de rendimiento en kilos por hora del orden del 24%; y del 51% en individuos capturados por hora. Esta diferencia entre peso e individuos estaría indicando una mayor proporción de ejemplares de edad 2, que tienen un peso mayor.

En plataforma, en cambio, hubo un incremento en número y peso del 26 y 10% respecto de los valores medios de la serie histórica evaluada en este caso. Este es el único dato positivo que se observa en todo el informe.

“La distribución de longitudes totales de 2017 mostró una disminución de la abundancia respecto de 2013. El grupo de edad 2 presentó una baja del 56% con una escasa representación al norte del golfo y en la plataforma. Así mismo, el grupo de edad 1 capturado con la red de arrastre de fondo declinó aproximadamente un 70%”.

Si bien estos datos luego deben ser incorporados al modelo de evaluación global del estado del recurso, es muy probable que terminen dando una disminución en la biomasa total de 2016 comparada con años anteriores. A la vez viene a confirmar la tendencia a la baja en la abundancia del recurso.

La presencia de un mayor número de barcos abocados a la pesca de langostino en la zona de cría y reproducción de la merluza podría afectar la supervivencia de los juveniles y es por ello que se sigue muy de cerca el nivel de by catch en la pesquería de langostino. Hasta ahora se mantiene dentro del porcentaje permitido, dado que la flota está operando en espacios de alta concentración del crustáceo.

Por el momento la disminución de la presión de los barcos fresqueros sobre la merluza hubbsi, ya sea por falta de rentabilidad o por elegir ir en busca del langostino, no parece estar generando la mejora en el recurso que se esperaba.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad