8 de julio de 2017 03:28 AM
Imprimir

Temer disuelve grupo policial que investigaba el “Lava Jato”

El gobierno de Michel Temer asestó este jueves un duro revés al organigrama de la operación anti-corrupción Lava Jato, al dar por terminado el trabajo exclusivo del equipo de la Policía Federal destinado a colaborar con el juez Sergio Moro y los fiscales federales de la ciudad sureña de Curitiba, estado de Paraná. El anuncio […]

El gobierno de Michel Temer asestó este jueves un duro revés al organigrama de la operación anti-corrupción Lava Jato, al dar por terminado el trabajo exclusivo del equipo de la Policía Federal destinado a colaborar con el juez Sergio Moro y los fiscales federales de la ciudad sureña de Curitiba, estado de Paraná.

El anuncio fue realizado a través de un comunicado de la Policía Federal, cuya organización depende del Ministerio de Justicia, en medio de la disputa entre Temer y el fiscal general, Rodrigo Janot, quien denunció al mandatario por corrupción.

El cambio “pretende darle aún más prioridad a las investigaciones de mayor potencial de daño al erario público, ya que habrá un aumento de los efectivos especializados en el combate a la corrupción, el lavado de dinero y el intercambio de información”, dice el comunicado.

La Policía Federal detuvo el lunes por corrupción a Geddel Vieira Lima, ex ministro de Temer y consejero de su círculo íntimo, lo cual aumentó la tensión en un gobierno que debe buscar votos en la Cámara de Diputados para intentar bloquear la votación sobre la denuncia en su contra.

Además de la Operación Lava Jato, también fue desactivado el equipo especial destinado a la Operación Carne Débil, que desarticuló un sistema de fraudes en la supervisión de los frigoríficos.

“Con el nuevo sistema de trabajo, ningún comisario de la Lava Jato tendrá aumento de carga de trabajo, sino que será reducida en función de nuevas autoridades”, dice el comunicado.

Las investigaciones pasan a ser coordinadas ahora por la Comisaría de Combate a la Corrupción y al Desvío de Dinero Publico (Delecor, por sus siglas en portugués).

El rol de la policía en Lava Jato estuvo cuestionado desde el inicio, en 2014, cuando los comisarios a cargo de la operación anticorrupción hicieron campaña en Facebook contra Dilma Rousseff y a favor de Aecio Neves, hoy senador investigado tras haber sido grabado pidiendo dos millones de reales al frigorífico JBS.

La decisión se produjo en medio de fuertes movimientos políticos que han posicionado la figura del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, del derechista partido Demócratas, primero en la línea sucesoria.

Temer debe someterse a una votación en la Cámara baja sobre la denuncia en su contra: si dos tercios acatan la acusación, el presidente será Maia, ya que el mandatario será suspendido por seis meses.

El país mañana será gobernado por Eunicio Oliveira, titular del Senado, ya que Temer viajará al G-20 en Alemania y Maia se encuentra en Argentina.

Además del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Temer está sostenido por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) de Neves, que aparece dividido en la Cámara de Diputados.

“Temer está impopular, perdiendo su gran conquista, que es el apoyo del Congreso. Para muchos es insostenible”, dijo el senador del PSDB Cassio Cunha Lima, vicepresidente de la Cámara alta.

Un veterano diputado del PMDB, Jarbas Vasconcelos, ya anunció que no votará para defender a Temer en la votación clave, que debe ocurrir a fines de julio o comienzos de agosto.

Las fichas hacia Maia fueron parte de un editorial del diario O Globo, que pasó a criticar a Temer desde que en mayo se reveló la grabación en la cual el presidente supuestamente avala sobornos en un diálogo con el empresario Joesley Batista, uno de los dueños del frigorífico JBS.

Maia, el número dos del país, fue delatado por ex ejecutivos del grupo Odebrecht como destinatario de dinero ilegal para campañas o sobornos.

El jefe de la Cámara de Diputados constaba, según el juicio, bajo el seudónimo “Botafogo”, el club de Río del cual es hincha, en la lista del llamado “Departamento de Sobornos” que había institucionalizado la mayor constructora de Amérilca Latina, cuyos ejecutivos hicieron un acuerdo de delación para permitir la reducción de pena de su heredero, Marcelo Bahía Odebrecht, preso en Curitiba y condenado a 19 años de prisión.

El Litoral

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad