9 de julio de 2017 11:09 AM
Imprimir

“No hay que creer tanto en el boom ganadero”

Después de las bajas en el stock argentino, que alcanzó una caída de 10 a 12 millones de cabezas de ganado bovino, los remates televisados mostraron la primera imagen del resurgimiento de la ganadería. Hoy llevan más de una década en la provincia de Santa Fe, que fue pionera en la actividad y genera ventas millonarias en cada subasta.

El referente de la firma Fiorito y Sebastiani, Juan Pablo Vitanzi, manifestó no estar tan de acuerdo con las exclamaciones de éxito de la actividad pecuaria, teniendo en cuenta que hace tiempo las mismas condiciones coyunturales como la degradación de los suelos, el cambio climático, inconvenientes de logística, variables de precios internacionales y otros factores, han venido impulsando la idea de virar hacia una economía mixta en sus procesos productivos. “No es nuevo. La tradición rural de nuestro país lo indica desde hace años. Tanto, que ya en 1850 se empezaron a alambrar los campos y en los últimos 50 años no se hizo más que remarcar este concepto”, reconoció sosteniendo que “caer en el monocultivo agrícola o una sola producción, cuando la mistura económica permite otras cosas, ha sido un error estratégico, por encima de buen negocio de oportunidad que algunos celebran”.

El empresario, reflexionó indicando que es necesario ver que se hace con los campos y que pasa con lo que hay debajo del suelo de cada región, su viabilidad y cuidado.

“Hoy la vaca se impone ante la triste realidad de campos de primer nivel atascado por un gran cantidad de fertilizantes, herbicidas y suplementos que se han venido aplicando. La verdad indica un llamado de atención a todos los integrantes de los sectores productivos”, enfatizó.

Al mismo tiempo, habló de los mercados y dijo que los externos se defienden con calidad y seriedad en las entregas.

“Es difícil, ya que puertas adentro la cadena de ganados y carnes necesita hacer un crítica sobre su desempeño, cumplimiento y respeto de las cláusulas contractuales. Asimismo, si se piensa en la industria, está claro que va a salir a apropiarse de esos mercados siempre que las condiciones acompañen y se produzca un acomodamiento interno. La apuesta está centrada en la genética del país y una capacidad productiva que tiene más de 120 años de selección y ha colocado a la Carne Argentina entre los 3 mejores productos del mundo”, resaltó.

A su tiempo, Luis Somenzini, presidente de la casa consignataria Ganados Remates, resaltó que los productores están apostando a agrandar sus rodeos y reponer todo lo perdido. “Hay un marcado interés por la compra de hembras con el objetivo de aumentar la población de animales en el lapso más cercano”, puntualizó resaltando que “si todo sale bien, el país tendrá que abastecer un mercado interno con hacienda terminada en feedlots; y un segmento externo con animales de 480 kilos para arriba. Es un proceso que recién comienza, aunque cambia notablemente todo los esquemas productivos”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad