10 de julio de 2017 01:20 AM
Imprimir

¿Por qué invertir en bienestar animal?

El mejoramiento del manejo animal se debe aplicar a través de la producción, el sacrificio y el transporte, todo lo cual se traduce en una mejor calidad de la carne.
Velar por la protección de los animales y de su bienestar en la ganadería es el consejo de Lesley Mitchell, quien estuvo en Colombia y dio una charla magistral sobre bienestar animal en la ganadería bovina, cuyos consejos vale la pena recordar porque aún son vigentes para aplicarlos en los hatos colombianos .
En ese entonces era la directora de la Word Animal Protection – WAP, que se encuentra presente en 15 países en los que promueve y desarrolla proyectos de bienestar animal-BA.
Dijo que es necesario tener en cuenta tres circunstancias:
1. Enfatizar la importancia de la salud y la productividad. No es suficiente que un animal se vea saludable, también sufre, siente dolor, tiene estrés y por el confinamiento le surgen efectos psicológicos.
 2. Integrar el desarrollo sostenible de toda la actividad, buscar la participación de los sectores vinculados en el desarrollo de políticas, de prácticas y de las innovaciones necesarias para mejorar el BA.
3. Satisfacer las necesidades de un consumidor más educado y exigente.
Experiencia en La India
Según Mitchell, en el estado Ariana en La India, país en el que la vaca es sagrada, hay una empresa llamada Kisanderi, con un hato de 220 vacas y las acostumbró a las condiciones locales de humedad y de calor, al buen espacio para caminar, a disfrutar del aire y a tener espacios para protegerse en el invierno. El resultado es excelente, las vacas registran siete u ocho partos y una longevidad alta.
También la empresa KISA que produce 1.200 kilos de leche al día y 2.000 durante el invierno. Resaltó que dicha productividad es casi seis veces más que el promedio nacional en La India, lo que se atribuye al mejoramiento a través de la producción, el sacrificio y transporte que se traduce en una mejor calidad de la carne.
Otros ejemplos
Mitchell mencionó además, tres casos de ejemplos de mejoramiento basado en el bienestar de los animales. En Uruguay se registró un 48% de canales que terminaban con al menos una lesión. Perdía dos kilos por canal que avaluó en US$100 millones.
También reseñó la experiencia de Brasil en donde el daño en las canales se redujo del 20% al 1% y su estrategia fue la capacitación a más de 5.000 profesionales en bienestar animal.
La China mostró en el sacrificio una reducción del 12% al 8% en hematomas y de 1,7% a 1% en fracturas. Asimismo la pérdida por carne dañada pasó de 0,5 a 0,2% kilos promedio por canal.
De manera simultánea citó el caso de los requisitos legislativos de la Unión Europea, en los que se en el caso de Mac Donalds, le demandan compromisos reales para mejorar el BA.
La respuesta a ¿por qué invertir en bienestar animal?, es evidente. Porque da plata.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad