10 de julio de 2017 09:33 AM
Imprimir

Anemia infecciosa equina en Santa Fe

Se trata de una enfermedad infecciosa producida por un virus de amplia difusi贸n en todo el mundo, que no tiene cura ni vacuna preventiva, y se caracteriza por tener una presentaci贸n inaparente, con se帽ales pobres o ausentes. Senasa recomienda reforzar controles.

El caballo es uno de los animales m谩s representativos del imaginario cultural argentino. En nuestra historia, la relaci贸n simbi贸tica del equino con los pueblos nativos y criollos y esa necesidad ind贸mita de libertad que comparten hace que el caballo sea para muchos no solo un compa帽ero de ruta sino hasta una extensi贸n del cuerpo y alma del jinete.

La Argentina es conocida por la cr铆a y producci贸n equina, lo que ha generado que vastos sectores rurales est茅n tradicional y culturalmente cerca del caballo, pero no necesariamente de los conocimientos m谩s elementales para proteger su salud. Quiz谩s ello explique que para muchos propietarios y productores la anemia infecciosa equina (AIE) que afecta a caballos, asnos y mulas constituya un enigma.

La AIE es una enfermedad infecciosa producida por un virus de amplia difusi贸n en todo el mundo, que no tiene cura ni vacuna preventiva, y se caracteriza por tener una presentaci贸n inaparente, con 鈥渟e帽ales鈥 pobres o ausentes. Los equinos act煤an como verdaderos reservorios y fuentes de virus para la persistencia de la enfermedad en los rodeos y su propagaci贸n territorial.

Esta enfermedad 鈥減oco visible鈥 se transmite de forma insidiosa, solapada y permanente por la picadura de distintos tipos de t谩banos y por la inadecuada utilizaci贸n o reutilizaci贸n de cualquier objeto cortopunzante que contenga sangre infectada. Como consecuencia, se generan p茅rdidas regionales de millones de d贸lares anuales sin que cada productor en particular registre tal magnitud.

Contral las v铆as

As铆 es que para que se produzca el ingreso del virus a un animal sano es indispensable que se vehiculice sangre desde un portador en forma mec谩nica. Por lo tanto, si se controlan las v铆as m谩s comunes de vehiculizaci贸n (la transmisi贸n natural producida a trav茅s de algunas especies de insectos hemat贸fagos y la que provoca la mano del humano), la enfermedad es altamente controlable.

En este sentido, el Senasa recomienda a los veterinarios y otros actores involucrados con la sanidad equina tener presentes las siguientes medidas preventivas: no compartir agujas, jeringas y elementos cortopunzantes entre equinos (su uso debe ser individual); lavar y desinfectar previamente todos los elementos cuando deban ser compartidos; aislar del resto de la poblaci贸n a los equinos que ingresan hasta corroborar su negatividad mediante serolog铆a; no incorporar en el plantel equinos de origen dudoso; realizar el an谩lisis serol贸gico con periodicidad en laboratorios habilitados por el Senasa y controlar la presencia de vectores.

Tomar en cuenta estas recomendaciones puede hacer la diferencia ya que, dadas las caracter铆sticas de la enfermedad, todas las medidas preventivas y de control que se aplican en los distintos pa铆ses del mundo se concentran en la detecci贸n de los portadores mediante el test diagn贸stico de laboratorio y la eliminaci贸n de los mismos mediante sacrificio o env铆o a faena. Adem谩s, es necesario recordar que el Senasa establece la obligatoriedad del diagn贸stico de AIE previo al movimiento de equinos.

Fuente: El Litoral

Publicidad