10 de julio de 2017 09:33 AM
Imprimir

Anemia infecciosa equina en Santa Fe

Se trata de una enfermedad infecciosa producida por un virus de amplia difusión en todo el mundo, que no tiene cura ni vacuna preventiva, y se caracteriza por tener una presentación inaparente, con señales pobres o ausentes. Senasa recomienda reforzar controles.

El caballo es uno de los animales más representativos del imaginario cultural argentino. En nuestra historia, la relación simbiótica del equino con los pueblos nativos y criollos y esa necesidad indómita de libertad que comparten hace que el caballo sea para muchos no solo un compañero de ruta sino hasta una extensión del cuerpo y alma del jinete.

La Argentina es conocida por la cría y producción equina, lo que ha generado que vastos sectores rurales estén tradicional y culturalmente cerca del caballo, pero no necesariamente de los conocimientos más elementales para proteger su salud. Quizás ello explique que para muchos propietarios y productores la anemia infecciosa equina (AIE) que afecta a caballos, asnos y mulas constituya un enigma.

La AIE es una enfermedad infecciosa producida por un virus de amplia difusión en todo el mundo, que no tiene cura ni vacuna preventiva, y se caracteriza por tener una presentación inaparente, con “señales” pobres o ausentes. Los equinos actúan como verdaderos reservorios y fuentes de virus para la persistencia de la enfermedad en los rodeos y su propagación territorial.

Esta enfermedad “poco visible” se transmite de forma insidiosa, solapada y permanente por la picadura de distintos tipos de tábanos y por la inadecuada utilización o reutilización de cualquier objeto cortopunzante que contenga sangre infectada. Como consecuencia, se generan pérdidas regionales de millones de dólares anuales sin que cada productor en particular registre tal magnitud.

Contral las vías

Así es que para que se produzca el ingreso del virus a un animal sano es indispensable que se vehiculice sangre desde un portador en forma mecánica. Por lo tanto, si se controlan las vías más comunes de vehiculización (la transmisión natural producida a través de algunas especies de insectos hematófagos y la que provoca la mano del humano), la enfermedad es altamente controlable.

En este sentido, el Senasa recomienda a los veterinarios y otros actores involucrados con la sanidad equina tener presentes las siguientes medidas preventivas: no compartir agujas, jeringas y elementos cortopunzantes entre equinos (su uso debe ser individual); lavar y desinfectar previamente todos los elementos cuando deban ser compartidos; aislar del resto de la población a los equinos que ingresan hasta corroborar su negatividad mediante serología; no incorporar en el plantel equinos de origen dudoso; realizar el análisis serológico con periodicidad en laboratorios habilitados por el Senasa y controlar la presencia de vectores.

Tomar en cuenta estas recomendaciones puede hacer la diferencia ya que, dadas las características de la enfermedad, todas las medidas preventivas y de control que se aplican en los distintos países del mundo se concentran en la detección de los portadores mediante el test diagnóstico de laboratorio y la eliminación de los mismos mediante sacrificio o envío a faena. Además, es necesario recordar que el Senasa establece la obligatoriedad del diagnóstico de AIE previo al movimiento de equinos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad