10 de julio de 2017 11:19 AM
Imprimir

La Ley de Pesca de Chubut quedó en “stand by”

El proyecto no será elevado a la Legislatura hasta después de las elecciones. Este año ya no tendría posibilidades de tratamiento. Si no hay un amplio consenso, el gobierno no forzaría los cambios. Posible aumento de permisos contaminó el debate. El Gobierno de Chubut frenó la continuidad de la discusión sobre el nuevo proyecto de […]

El proyecto no será elevado a la Legislatura hasta después de las elecciones. Este año ya no tendría posibilidades de tratamiento. Si no hay un amplio consenso, el no forzaría los . Posible de permisos contaminó el debate.

El Gobierno de Chubut frenó la continuidad de la discusión sobre el nuevo proyecto de la Ley Provincial de Pesca que a comienzos de año puso en debate ante los diversos actores del . El inicio del proceso electoral, que llevará a las elecciones Primarias de agosto y las generales legislativas de octubre, obligó a las autoridades pesqueras provinciales a posponer la continuidad de los abiertos donde los diversos actores que componen la pesquera iban aportando sus ideas, opiniones y propuestas.

Intentar que una modificación integral a la legislación pesquera provincial prospere en pleno proceso electoral era impensado, más cuando el oficialismo no cuenta con mayoría en la Cámara de Diputados.

La idea original era que en el mes de mayo se buscaba tener un proyecto consensuado y con aval del sector público, empresario y sindical; y con ese plafón se giraría a la Legislatura. Desde el sector privado, las tres flotas, y la cámara que representa a las plantas pedían tener ‘en mano’ el proyecto redactado, o el borrador oficial, lo cual nunca ocurrió.

En ese contexto, nadie firmaba un cheque en blanco, y la búsqueda del consenso se dilató, hasta ingresar en el segundo semestre, que en términos políticos, cualquier debate quedará cruzado por el proceso electoral de medio tiempo.

Tampoco debe soslayarse otro dato clave: la presunta intención de aumentar el número de permisos de pesca provinciales contaminó la discusión, generó ruido, temores y resquemores. Al no existir una desmentida oficial y categórica, alimentó los rumores de los presuntos beneficiarios de esas licencias. Con todo, el debate de la modificación de la ley de pesca queda en el freezer hasta fin de año, dicen los optimistas; aunque es difícil que el tema llegue al ámbito legislativo hasta después de marzo de 2018.

Flota amarilla

A pesar de las prohibiciones y limitaciones establecidas por ley, el número real de buques aumentó fuertemente en el puerto de la capital chubutense, forzado por el geométrico crecimiento de las capturas de langostino. La actual Ley IX – N° 75 (Antes Ley 5639) Ley General de Pesca Marítima en su Artículo 31º dice: “La Autoridad de Aplicación no podrá otorgar un número mayor de permisos de pesca comercial a embarcaciones incluidas en la categoría prevista en el artículo 3°, inciso 2, apartado b) (Fresqueros costeros y/o rada ría, flota amarilla: aquellos buques de veintiún (21) metros o menos de eslora) que los treinta y siete (37) permisos actualmente vigentes”.

A esos casi cuarenta licencias provinciales de pesca para barcos ‘amarillos’, hay que sumarles los permisos “vinculados a plantas de procesamiento”; hay que sumarles los permisos del mentiroso programa de Variado Costero Patagónico (VACOPA); además se deben contabilizar los otros cinco permisos ‘temporales’ para el proyecto de recuperación de Alpesca.

La modificación de ese artículo sigue siendo una incógnita. Y en caso que se aumenten: se licitarán, o ya fueron comprometidos, es otro interrogante.

Flota artesanal

Por su parte, la Cámara de la Flota Artesanal de Rawson participó de los talleres convocados por la Secretaría de Pesca de Chubut, en el marco del debate abierto para la reformulación y actualización de la legislación pesquera provincial.

El sector fue claro y concreto y planteó transparentar situaciones de hecho, por ejemplo, la limitación de cajones. El artículo 12 de la ley establece que: “Ningún barco habilitado con las artes mencionadas (artesanales) podrá desembarcar más de cien (100) cajones de peces de aletas u otras especies”. A nadie escapa que ningún barco viene con esa cantidad, porque en términos económicos no sería rentable. La realidad indica que todos los artesanales descargan por encima de lo que dice la ley sancionada una década atrás. Y por eso, este fue uno de los temas planteados por los artesanales de Rawson en los talleres de debate.

También pidieron rediscutir la limitación de eslora fijada de 9,90 metros. El fundamento: razones de seguridad de la navegación en mar abierto; una de las alternativas que se barajaron es la posibilidad de autorizarla hasta un máximo de 12 metros.

Flota congeladora

En medio del tratamiento de las posibles modificaciones a la ley provincial de pesca, Chubut y Santa Cruz acordaron y propusieron al Consejo Federal Pesquero una veda total de langostino dentro del Golfo San Jorge durante 2018. Las empresas con flota congeladora tangonera advierten que Chubut le cobra permisos de pesca provinciales, por los cuales no podrán pescar durante todo el año. El 17 de mayo pasado se cumplió un año desde que la flota congeladora tangonera con licencias de pesca provinciales de Chubut, no tienen ingreso al caladero del Golfo San Jorge, y no lo podrán hacer el resto del año, y la política de administración dejó entrever que tampoco tendrán acceso al recurso en ese caladero provincial durante 2019.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: REVISTA PUERTO

Publicidad