10 de julio de 2017 11:24 AM
Imprimir

Convertir purines en biogás, aprovechar residuos de poda y nuevas tecnologías en alimentos son los 3 proyectos Interreg concedidos a la Junta de Castilla y León

Convertir los purines en biogás logrando el descenso del consumo energético en las explotaciones, aprovechar los residuos de la poda como combustible reduciendo además el coste de esta actividad y desarrollar nuevas tecnologías de procesado y conservación de los alimentos son los objetivos de los tres proyectos Interreg que le han sido concedidos a la Consejería de Agricultura y Ganadería. Junto a universidades, centros tecnológicos y empresas, tanto españolas como de Portugal, se van a desarrollar estos proyectos considerados estratégicos por su capacidad para fijar población y crear empleo en zonas rurales.

La Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, a través del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl), está desarrollando tres proyectos Interreg, programa para el intercambio de experiencias y conocimiento con el objetivo de mejorar las políticas de desarrollo regional entre España y Portugal.

La colaboración público-privada y la participación de centros de investigación, universidades y empresas de ambos países permite optimizar recursos y hacer más competitivas las explotaciones e industrias ubicadas en las zonas transfronterizas. Para la Junta de Castilla y León estos proyectos tienen un carácter estratégico porque permiten generar y mantener el empleo en estas zonas y fijar población en el medio rural.

Residuos ganaderos convertidos en combustible

Convertir los residuos de las explotaciones en biogás es el objetivo de ‘Symbiosis’. Este proyecto Interreg trabaja el aumento de la competitividad en las explotaciones en dos vertientes: por un lado se eliminarán con un menor coste los residuos generados y a partir de ellos se conseguirá generar energía.

El papel del Itacyl en este proyecto, para el que cuenta con un presupuesto de 184.886 euros, es el desarrollo de un mapa de residuos y posibilidades en la zona transfronteriza. Además, se realizarán experiencias en laboratorio para luego escalarlas a una planta piloto situada en una granja.

El trabajo que va a desarrollar el Itacyl permitirá maximizar la producción de biogás y que este combustible pueda utilizarse en la propia explotación para calefactar, como combustible en vehículos, para aprovechamiento en el regadío, etc.

El círculo de esta explotación autosuficiente, dentro del modelo de economía circular, se cierra con el aprovechamiento de parte de los residuos ganaderos, como fertilizante, lo que conlleva también un importante ahorro.

La implantación de estos desarrollos permitirá la reducción de un 50 % del agua utilizada en la explotación, la disminución del 40 % de la energía usada en una explotación y la optimización en un 20 % de la fertilización, promoviendo el abonado orgánico y el reciclado de residuos.

En ‘Symbiosis’, además de la Consejería de Agricultura y Ganadería, también participan como socios el Ciale (Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias), la Universidad de Coimbra, el Instituto Politécnico de Coimbra, el Instituto Politécnico de Castelo Branco y varias empresas de España y Portugal.

Puesta en valor de los residuos de la poda

La puesta en marcha de un modelo de economía circular que permita reducir los costes de la poda y aprovechar estos residuos para la generación de energía es el objetivo del proyecto ‘Movbio’.

Encuadrado en el programa Interreg, cuenta con el Itacyl como uno de los socios junto a Cidaut (Fundación para la Investigación y Desarrollo en Transporte y Energía), el Ayuntamiento de Valladolid y el Centro para a Valorização de Resíduos y la Agência de Energia do Ave, ambos de la localidad portuguesa de Guimaraes.

Los 24.023 euros de presupuesto de los que dispone el Itacyl para este proyecto van a utilizarse para reducir los costes que han de afrontar las explotaciones rurales al realizar la poda. Una actividad muy costosa porque requiere mucha mano de obra y ha de llevarse a cabo anualmente.

El objetivo de la investigación es lograr utilizar los residuos generados lo que permitiría rebajar los costes de las explotaciones y dar independencia energética al medio rural. Conseguir implementar este proceso de economía circular permitiría un ahorro del 35 % de la factura energética de las pymes.

Nuevas tecnologías para lograr productos agroalimentarios saludables

El tercer Interreg en el que actualmente está participando la Consejería de Agricultura y Ganadería a través del Itacyl es ‘Reinova’. El objetivo del proyecto es promover la innovación de las empresas del sector agroalimentario mediante la creación de metodologías y procesos que permitan el desarrollo de productos mejorados y validados para el mercado, haciendo hincapié en nuevos productos que permitan crear una diferenciación y generar nuevas oportunidades en mercados exteriores. Además, el proyecto implica la creación de un espacio de colaboración interregional que mejore la competitividad exterior y refuerce a las pymes.

‘Reinova’ también busca facilitar que la innovación asociada al emprendimiento llegue de forma más fluida al sector agroindustrial. Esto le permitirá revitalizarse y fortalecerse, aumentando la productividad y la competitividad. La idea es desarrollar un instrumento que cubra el análisis y la validación de mercados, los procesos de producción y abarque hasta la distribución y logística.

El Itacyl, a través de su equipo multidisciplinar formado por doctores, técnicos y analistas y unas instalaciones de más de 1.000 metros cuadrados, apoya esta innovación mediante el uso de altas presiones hidrostáticas, fritura al vacío, recubrimientos comestibles y nanoencapsulación. Todos estos procesos innovadores ayudarán a desarrollar productos diferenciados de alta calidad y con una mayor vida útil, lo que permitirá que puedan ser comercializados en el extranjero.

El proyecto ‘Reindustrialización, emprendurismo e innovación en los sectores productivos tradicionales’ tendrá una duración de tres años y el presupuesto que gestionará el Itacyl será de 108.431 euros. Además de la Consejería de Agricultura y Ganadería, en Castilla y León forman parte del proyecto Vitartis y la Cámara de Comercio de Valladolid junto a una serie de empresas que, tras superar un proceso de selección, se irán incorporando.

Mapa de Investigación e Innovación

La participación en estos proyectos es parte del Modelo de Investigación e Innovación para la mejora de la competitividad del sector agrario y agroalimentario de Castilla y León que ha puesto en marcha la Consejería de Agricultura y Ganadería.

Este instrumento de trabajo identifica las necesidades de investigación e innovación del sector en Castilla y León, así como las diferentes capacidades de investigación existentes en la Comunidad, para impulsar y desarrollar proyectos bajo demanda, seleccionando entre todos los recursos aquellos más especializados para, de una manera coordinada, cubrir los retos concretos de cada proyecto.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agrodigital

Publicidad