11 de julio de 2017 11:43 AM
Imprimir

Paraguay : Más divisas por envíos de productos cárnicos

La carne sigue generando buenos ingresos de divisas al país por la exportación de los diversos cortes y derivados. Chile es el principal comprador de carne bovina y Rusia el mayor comprador de menudencias, según datos de Senacsa.

La exportación total de carnes y menudencias, de enero a junio de este año, según el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), fue de 238.074 toneladas, 5% más que el mismo periodo del 2016, permitiendo ingresos de US$ 692.242.792, un 16,11% más que el año pasado. En cuanto a destinos, Chile sigue siendo el mayor comprador de la carne paraguaya.

Los detalles por productos incluyen 127.221 toneladas de carne bovina, 4,49% más que en 2016, que fue de 121.752 toneladas. A este nivel, el ingreso fue de US$ 541.286.233 (18,3% más). En cuanto a menudencia bovina, se enviaron 18.397 toneladas, generando US$ 38.554.527 (14,83% más).

Respecto a carne porcina, Senacsa dice que este año se exportó menos que en el mismo lapso del 2016, con unas ventas de 501.758 kg, por US$ 1.629.857 (18,65% menos). Sumando carne porcina, menudencias y despojos, la exportación en estos primeros seis meses fue de 1.279 toneladas, por US$ 2.646.929. Los envíos de carne de ave, menudencias y despojos fueron de 1.675 toneladas, lo que produjo un ingreso de US$ 1.348.189.

Nuestra carne se vende a 47 países, y se sitúan en los primeros lugares, en orden de importancia, Chile, Rusia, Brasil, Vietnam, Israel, Taiwán, Kuwait, Irak, Angola y Líbano, entre otros.

Llegan ovejas de Nueva Zelanda

Ayer llegaron a nuestro país 13 ovejas importadas de Nueva Zelanda, con el objetivo de traer genética de calidad ovina, buscando buena reproducción, doble musculatura en los machos y fertilidad en las hembras.

Se trata de 7 ovejas de la raza Texel y 6 de la raza White Dorper, adquiridas por la Cabaña Don Luiz, de Luque, de César Luiz Quadri Santi, con apoyo del Viceministerio de Ganadería y la gestión de Biogenetics Paraguay, con una inversión superior a US$ 30.000.

La adquisición es calificada de suma importancia para el objetivo de introducir las líneas de sangre ovina de Nueva Zelanda, considerada como la madre de la genética en lo que respecta a la carne y la lana de oveja.

También beneficiará a la producción de carne, ya que existe una demanda en aumento en el consumo de carne de cordero, actualmente

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ABC

Publicidad