14 de julio de 2017 01:09 AM
Imprimir

La brasileña JBS sigue vendiendo activos: recaudó u$s1.100 M por Alpargatas

En medio de las investigaciones por un megacaso de corrupción en Brasil, J&F Investimentos (controlante del gigante de la carne JBS) se desprendió de su 54% de Alpargatas, otra de las compañías que están en su cartera.

El comprador es la gestora de recursos Cambuhy y el fondo Itausa, del banco privado Itaú, que desembolsaron 3.500 millones de reales (u$s1.090 millones). En la Argentina, Alpargatas es dueña de la marca de zapatillas Topper, además de manejar Mizuno y Rueda. En Brasil, es propietaria de la marca de ojotas Havaianas.

La operación está sujeta a la aprobación de las autoridades reguladoras, según se desprende del comunicado.

JBS está implicado en una trama de corrupción que involucra al presidente de Brasil, Michel Temer. El grupo compró en 2015 el control de Alpargatas a la constructora Camargo Correa.

El grupo está controlado por los hermanos Batista, quienes recientemente confesaron ante las autoridades haber pagado sobornos durante años a centenares de políticos, entre ellos el presidente Temer.

En medio del ‘Lava Jato’, J&F anunció la puesta en marcha de un programa de venta de activos con el que espera recaudar 6.000 millones de reales (u$s1.800 millones), con el fin de aumentar la liquidez para saldar deudas y mantenerse en un mercado que le cerró el acceso a créditos por los casos de corrupción.
Gigante textil
Alpargatas nació en el país en 1883, se unieron Juan Etchegaray (h), pionero de la fabricación manual de un calzado de lona con suela de yute, y el industrial escocés Robert Fraser, productor de máquinas y telas.
La primera fábrica fue inaugurada en Barracas y a principios del 1900 lanzaron al mercado la tradicional marca Pampero.

A partir de allí comenzó a expandirse con plantas industriales en diferentes puntos del país, como Tucumán, Corrientes, San Luis y Catamarca.

En 2008, la empresa pasa a ser brasileña cuando Sao Paulo Alpargatas toma el control. Tiempo después pasó a manos de otros grupo del país vecino: Camargo Correa.

En enero pasado, Alpargatas Argentina inició su proceso de achique en el país, cerrando sus fábricas de Villa Mercedes, en San Luis, y de Florencio Varela en la provincia de Buenos Aires. Luego, en marzo, suspendió a 1.100 trabajadores de su establecimiento en Tucumán, situación que repitió en mayo pasado, cuando además abrió un proceso de retiros voluntarios.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad