14 de julio de 2017 11:26 AM
Imprimir

Autorizan la venta de JBS y Minerva se queda con cinco plantas en Argentina

La mayor procesadora de carne del mundo deja sudamérica. Maneja marcas como Swift-Armour, Cabaña Las Lilas, Friboi y Maturatta.

Una Corte de apelaciones de Brasil autorizó la venta acordada por u$s 300 millones de la unidad sudamericana de carne de la empresa JBS a su competidora, Minerva, mientras el mayor procesador mundial de carne enfrenta una investigación por corrupción.

La venta tiene un fuerte impacto en la Argentina, ya que incluye cinco plantas frigoríficas -de las cuales cuatro están paralizadas-, un centro de distribución y una unidad de procesamiento. Minerva se hará cargo a través de su subsidiaria Pul Argentina de la totalidad de las operaciones de JBS Argentina, hasta ahora dueña de la marca Swift y Cabaña Las Lilas.

Con seis décadas de historia, la JBS es actualmente la mayor productora de proteínas del mundo y en la Argentina maneja marcas como Swift-Armour, Cabaña Las Lilas, Friboi y Maturatta, entre otras.

En un fallo del miércoles por la tarde dado a conocer hoy, la Corte Federal Regional de la 1° Región de Brasilia anuló una decisión del 21 de junio del juez federal Ricardo Leite que bloqueó el acuerdo, indicó la agencia Reuters.

Leite había sostenido que la venta por parte de JBS de plantas en Argentina, Paraguay y Uruguay podría afectar a la investigación contra la familia Batista.

El juez trabaja en la misma corte que revisará un “acuerdo de delación premiada” que alcanzaron los hermanos Wesley y Joesley Batista -quienes controlan a JBS a través del conglomerado J&F Investimentos SA- con fiscales, por su participación en un enorme esquema de sobornos.

En el marco de un acuerdo de colaboración con la Justicia, los propietarios de JBS confesaron que en los últimos años pagaron coimas por 600 millones de reales (equivalente a u$s 187,5 millones) a 1.829 políticos de 28 partidos a cambio de favores en sus negocios, incluido el presidente Michel Temer.

Los testimonios de los Batista involucran a Temer, a quien se acusó de obstruir la investigación, por lo que deberá afrontar una votación en el Congreso para abrir una pesquisa en su contra.

Luego de los acuerdos de delación premiada, los Batista comenzaron a vender activos para ayudar a recaudar dinero para pagar la multa y una fuerte carga de deudas, y también están en conversaciones con bancos por el refinanciamiento de 18.000 millones de reales de préstamos de JBS con vencimiento en los próximos 12 meses.

Tal como había adelantado Bae Negocios, el lunes último, el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), a cargo de la regulación antimonopolios en Brasil, había aprobado sin restricciones la adquisición de los activos sudamericanos de la faenadora JBS por parte de su competencia, Minerva.

Sin embargo, la operación, valuada en u$s 300 millones, había quedado suspendida ante la investigación judicial al que está sometido el mayor frigorífico del mundo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Bae

Publicidad