16 de julio de 2017 13:04 PM
Imprimir

Peso de faena debería crecer 15 kilos por año

Si se produce más carne y se exportan los cortes de mayor valor, la industria va a tener una mayor capacidad de destinar al mercado interno los cortes parrilleros más baratos, especialmente el asado, el matambre, o vacío.

La producción ganadera argentina requiere incrementar en un promedio de quince kilos por año el peso mínimo de faena para sostener la demanda del sector exportador y abaratar los cortes altamente demandados por el mercado doméstico, principalmente conformado por la carne parrillera.

Así lo indicó a DyN el consultor ganadero Fernando Canosa, quien expresó que “en la medida que la Argentina exporte una mayor cantidad de carne, el precio al mercado interno va a llegar a un menor valor”.

“Si producimos más carne y exportamos los cortes de mayor valor, la industria va a tener una mayor capacidad de destinar al mercado interno los cortes parrilleros a un menor valor, especialmente el asado, el matambre, o vacío”, explicó Canosa.

Canosa manifestó que esta fue una política que de manera exitosa adoptó Uruguay, ya que “los cortes cárnicos que deleitan al consumidor rioplatense, asados a la parrilla, en otros lugares del mundo se destinan a la producción de hamburguesas”.

El especialista en temas cárnicos calificó como “una buena noticia” la posibilidad de cerrar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea antes de fin de año, que también incluiría el ítem ‘carne’: “Argentina va hacia un camino de recuperar mercados, y allí Europa siempre fue un destino de suma importancia”.

Sólo en los primeros cinco meses de 2017, las ventas externas de carne vacuna aumentaron, según indicó Canosa, un 30 ó 35 por ciento interanual y consideró además que el año cerraría con ventas de entre 250 mil y 280 mil toneladas.

Allí destacó los negocios cárnicos que se están cerrando con países como Alemania, Holanda, Italia, Bélgica e Inglaterra, a los que también se le suma el interés que está teniendo la carne argentina, en cortes como el garrón, en China.

“Todo esto genera competencia. Cuantos más compradores tengamos abiertos más competencia hay, mejor será”, comentó el consultor.

Con un peso mínimo de faena que actualmente ronda los 225 kilos para los vacunos adquiridos por los frigoríficos, Canosa consideró que en el mercado ganadero aún “faltan novillos” y se está “revirtiendo lentamente” los efectos negativos que tuvo la política dispuesta para “subsidiar la producción de animales livianos”.

“Es de esperar que el peso mínimo de faena pueda crecer a un nivel de 10 a 20 kilos por año y esto se dará en la medida que la exportación traccione y sea negocio producir animales de mayor peso”, consideró Canosa.

DyN

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad