18 de julio de 2017 12:53 PM
Imprimir

Patricia Damiani: “estoy en contra del divorcio entre agricultura y ganadería”

“No me parece sano detenernos en cada rubro porque hoy cada rubro necesita del otro, en un mundo tan globalizado y competitivo como el que estamos, cualquier noticia en cualquier parte del mundo nos termina impactando a todos” expersó a Tardáguila Agromercados Patricia Damiani.

Presidente de Conpriste A.C.I.S.A., que nombró en honor a sus tres hijos (Constantino, Priscila y Stefania), hoy en día disfruta de sus 7 nietos y trata cada vez que puede de acercarlos al campo. Con emprendimientos como el aceite de oliva Don Rodrigo y un corral de engorde en el norte del país, Damiani comentó las características principales de su empresa y su visión sobre el agro y demás temas, para ser la primera entrega femenina de Emprendedores.

¿Cómo fueron tus inicios en el sector agropecuario?

El inicio fue muy sorpresivo, de un día para el otro, hace 25 años. Yo me quería ocupar del campo para no enseñarles a mis hijos a vivir de rentas, y fue la única vez que desobedecí a mi padre, que me decía que vendiera el campo porque no sabía nada, y tenía razón. Pero lo que hice fue empezar a estudiar para poder ser interlocutor de la gente, porque además de ser mujer —lo que implica un freno y mucho más hace 25 años— no tenía ni idea por ejemplo que existían categorías animales. Estudiando y yendo permanentemente al campo, al que iba dos veces por semana en ómnibus de noche para poder ver a mis hijos durante el día, empecé en este camino al que le sume también un criterio empresarial. Yo tengo claro que lo que manejo es una empresa y por eso estoy abierta al cambio. Tal vez, si hubiese tenido experiencia o relación desde antes con el agro no tendría la visión que tengo hoy en día. Por ende, pienso que la formación técnica, el estar en contacto directo con el sistema y considerarlo con criterios empresariales deben complementarse con el respeto que merece la actividad, dado que los productores ocupamos un rol muy importante en la sociedad como productores de alimentos que somos.

¿Qué implica ser mujer en este rubro?

Por mi forma de ser, siempre trato de ver las oportunidades en algo que para el resto tal vez sea un obstáculo, como por ejemplo una mujer que dirige una empresa agropecuaria. Para mí no es una limitante ser mujer en el agro, incluso cuando negocio. Yo soy buena negociadora, pero me da la impresión que la limitante pasa muchas veces porque los hombres no están acostumbrados a tratar con mujeres en este rubro. El hecho de ser mujer me da ciertos márgenes, muchas veces cuando llamo para pedir camiones en cosecha o voy a las pesadas, quienes me reciben quedan desacomodados; primero por mi insistencia y porque muchos no saben hablar con mujeres. Tal vez, la limitante pase por algunos trabajos de campo que necesitamos ayuda sí o sí, pero las mujeres somos mucho más observadoras, estamos en los detalles.

¿Cuáles son las características de su sistema de producción?

Conpriste es una empresa que tiene bajo su dirección tres establecimientos, en Soriano, Salto y Río Negro. Son establecimiento de escala mediana, pero con sistemas de producción muy intensivos. Hacemos rotaciones de acuerdo a los Planes de Uso de Suelos, en las que como particularidad incluimos trigo asociado con lotus y maíz bajo riego. Comenzamos a hacer fertilización por ambiente y mapeos del suelo, para definir dónde atacar en caso de tener alguna zona que se presente más débil. Creo que hay que empezar a incluir todo ese tipo de herramientas que tenemos a disposición.

Respetamos mucho las rotaciones de todos los campos, pero tratamos de aprovechar cada parte del campo, por eso tenemos los bajos con alambrados eléctricos por ejemplo. Considero que el no haberme divorciado de la ganadería fue un acierto. La ganadería juega un papel clave, aprovechando los granos que se producen en el establecimiento transformándolos en kilos de carne. En el campo del norte es donde tenemos el corral de engorde, intentando aprovechar la zona criadora y la oferta de terneros que hay allí.

¿Qué perspectivas ve para el sector agropecuario en Uruguay?

Me gusta que se hable de agro, desde lo genérico, no me parece sano detenernos en cada rubro porque hoy cada rubro necesita del otro y en un mundo tan globalizado y competitivo como el que estamos, cualquier noticia en cualquier parte del mundo nos termina impactando a todos. Veo una oportunidad para especializarnos y aprovechar las oportunidades de ingreso que tenemos en nichos de mercado para la ganadería.

Creo que la principal fortaleza que tenemos es la de producir alimentos, ser un país confiable, haber ganado reconocimiento a nivel internacional. Por el lado de las debilidades creo que la principal son los costos. Hay costos que son muy caros, solo con presupuestar un flete te das cuenta lo mucho que incide en la cuenta final el mismo.

Nota: Este martes 18, en la Revista Negocios Rurales que sale gratis con el Diario El País, podrá ver la nota completa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agrotemario

Publicidad