18 de julio de 2017 23:26 PM
Imprimir

Así funciona una planta de última generación que elabora biodiesel en la Argentina

BioNogoyá, emplazada en Entre Ríos, produce 50.000 toneladas al año de este combustible ecológico y que se utiliza para cortar el gasoil

Amparadas por la ley 26.093, en la Argentina funcionan cerca de 30 pequeñas y medianas empresas que se dedican a la producción de biodiesel, el cual se utiliza para cortar el gasoil.

En un comienzo, dicho corte comenzó siendo de un 5%. Pero, a partir de 2014, dicha proporción pasó a ser del doble, lo que terminó acelerando proyectos de inversión.

Actualmente, del millón de toneladas de “bio” que se destinan al mercado local, el 70% es abastecido cada año por Pymes que nacieron como consecuencia directa de dicha ley.

Un dato clave es el impacto positivo que han venido generado estas empresas en las economías regionales.

Sucede que estas plantas -nucleadas en la Cámara Argentina de Empresas Regionales Elaboradoras de Biocombustible- están distribuidas en buena parte del país, como Santiago del Estero, Entre Ríos, San Luis, Neuquén, Santa Fe, La Pampa y provincia de Buenos Aires.

La producción Pyme, además, impacta de forma directa e indirecta en la generación de 3.500 puestos de trabajo. Lo que implica que en la práctica el sector no sólo contrata de forma directa, sino que a su vez fomenta toda la cadena productiva, generando valor agregado en origen.

Cada planta de biodiesel no sólo necesita técnicos y operarios. También demanda servicios logísticos e informáticos y de la industria metalmecánica, por nombrar algunos rubros.

 

¿Cómo funciona una planta de biodiesel?
A la hora de ver cómo es una planta de punta en la Argentina, un buen caso testigo es el de BioNogoyá, emplazada en la ciudad de Nogoyá, Entre Ríos y que  cumple en cada procedimiento con todas las normas de calidad establecidas.

“Se eligió esta ubicación estratégica porque todo el aceite de la provincia pasa por el lugar y, de esta manera, se potencia al sector de prensas locales y también se favorece la logística de las petroleras, ya que todos los camiones vacíos vuelven por esta ruta”, destacó Matias Bolzan, Presidente de BioNogoyá SA.

Cabe destacar que la obra comenzó en 2012 y llevó un año de construcción, iniciando finalmente su actividad en marzo del 2013.

Esta planta produce 50.000 toneladas al año. Por hora, tiene una capacidad de generar unos 6.000 kilos de “bio” por hora.

Este volumen es volcado en su totalidad al mercado interno para su mezcla con combustibles fósiles.

Las principales materias primas que se utilizan el el proceso son aceite de soja, metanol y metilato de sodio, entre otras.

La planta ocupa un predio de dos hectáreas aproximadamente.

El 40% de esta superficie está ocupada con estructuras y parques de tanques.

El predio cuenta con dos parques de tanques -uno de insumos y otro de combustible ya elaborado y materias primas inflamables, para diferenciar los sectores por seguridad.

Las áreas de producción y de pretratamiento de aceite se encuentran situadas en el medio de ambos parques de tanques.

En el mismo predio, la planta cuenta con salas de control automatizado, sala de laboratorios, edificio con administración central y control de expedición e ingresos y balanza.

El laboratorio está equipado con instrumental para el testeo de la planta y también para el análisis de toda la materia prima y el producto elaborado.

Según explicó Bolzan, “la tecnología y máquinas son de industria nacional, en tanto que sólo los equipos de automatismo y control son importados, ya que no se fabrican en el pais”.

Mensualmente circulan en la planta unos 350 camiones, contabilizando los que transportan materias primas y producto terminado. 


En la actualidad, la compañía cuenta con 30 personas de manera directa que  trabajan en áreas como recepción de mercadería, administración, laboratorio, producción, carga y descarga, limpieza y mantenimiento y seguridad.

En paralelo, trabajan de manera indirecta unas 90 personas aproximadamente, que operan en áreas como transporte, desarrollo e innovación tecnológica y auditorías externas.

 

Nuevas inversiones

“Hoy, la planta de BioNogoyá en conjunto con otras tres plantas de biodiesel de la misma capacidad de producción y ubicadas en la región, se encuentra finalizando en el mismo predio una planta de refinado de glicerina de última generación para obtener como producto final glicerina USP con destino farmacológico y alimenticio”, apuntó Bolzan.

“Cabe destacar que la glicerina es un sub producto de la elaboración del biodiesel. De esta manera, seguimos apostando por la regionalidad y generando en origen”, agregó el presidente de la compañía.

Según detallaron desde BioNogoyá, la empresa “busca generar valor agregado a la producción regional, como así también crear conciencia sobre la importancia del cuidado de la ecología en la actual situación de nuestro planeta”.

“El compromiso con el medio ambiente y la responsabilidad social son valores primordiales sostenidos por BioNogoyá”, concluyeron.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Iprofesional

Publicidad