19 de julio de 2017 12:21 PM
Imprimir

Nuevo foco de aftosa en frontera estaría ligado al contrabando

Unas 16 mil toneladas de carne despostada y ganado en pie, estarían llegando de Venezuela cada mes.

Con la detección de un nuevo foco de fiebre aftosa en zona fronteriza con Venezuela, específicamente en el corregimiento San Faustino, de Cúcuta, los malos pronósticos de los voceros del sector ganadero de Norte de Santander, quienes venían advirtiendo la propagación de esta enfermedad por el contrabando de carne procedente del vecino país, finalmente se cumplieron.

Este martes, el Instituto Colombiano de Agricultura (ICA) confirmó la presencia de dos nuevos epicentros de la enfermedad en Cundinamarca y en esta región fronteriza, luego de que se declarara el estado de cuarentena en los municipios de Yacopí (Cundinamarca) y Tame (Arauca), por la aparición de esta infección.

Desde la orilla ganadera, le hemos advertido al Gobierno que por favor aporten los instrumentos necesarios para fortalecer el aparato institucional contra el contrabando de carne en zona de frontera.

Este anuncio, que genera incertidumbre en 20.000 familias de la región dedicadas a esta actividad económica, validó las predicciones que en reiteradas ocasiones entregaban los voceros de la ganadería en Norte de Santander, quienes auguraban la propagación de la peste debido a las 16.000 toneladas de carne ilegal despostada y de ganado en pie, que en promedio pasan mensualmente por la frontera con Venezuela.

Según los técnicos del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) que erradicaron el primer foco de esta infección en el departamento, los animales pudieron haber contraído esta enfermedad por contacto con otros bovinos procedentes del vecino país, donde esta peste no ha podido ser controlada.

Debido a esto, en línea divisoria, en Norte de Santander, donde hay 19.000 predios con inventario ganadero, los representantes de esta actividad económica, como el Comité de Ganaderos, subrayaron el riesgo que existía en esta zona del país de presentarse focos de fiebre aftosa, más aún por el bajo rendimiento que emiten los frigoríficos en el tratamiento de este alimento.

“Desde la orilla ganadera, le hemos advertido al Gobierno Nacional que por favor aporten todos los instrumentos necesarios para fortalecer el aparato institucional contra el contrabando de carne en zona de frontera (…)

Desafortunadamente tenemos que decir que los resultados de las acciones recientes contra este fenómeno han generado resultado estériles, porque hay una disminución del sacrificio del ganado en lugares establecidos para este propósito como lo son los frigoríficos”, indicó Andrés Hoyos, director del Comité de Ganaderos de Norte de Santander (Coganor).

Según las autoridades fiscales y aduaneras, un total de 100.000 toneladas de carne venezolana han sido incautadas en los últimos seis meses. Esta cifra devela la magnitud de este negocio ilegal, cuyos gruesos dividendos son superados únicamente por el contrabando de hidrocarburos.

De hecho, el dominio de los pasos ilegales o ‘trochas’, que son las rutas frecuentadas por los contrabandistas para ingresar el alimento, se mantienen bajo disputa de las bandas criminales que pululan en la línea divisoria.

‘El 80% de la carne que se consume en Cúcuta es de contrabando’

Según Coganor, se estima que el 80 por ciento de la carne que se consume en la ciudad de Cúcuta y su área metropolitana sigue siendo de contrabando.

Por su parte, Andrés Hoyos, director del Comité de Ganaderos de Norte de Santander manifestó que el sacrificio de las reses, que en un día se adelanta en los dos frigoríficos en los que se tiene al servicio, solo representa 20 toneladas de las 90 que se estima diariamente consumen los habitantes de estas poblaciones.

El hallazgo de este nuevo foco de fiebre aftosa en frontera con Venezuela perjudica unos de los renglones económicos más importantes de la capital nortesantandereana.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.eltiempo.com

Publicidad