19 de julio de 2017 01:09 AM
Imprimir

Trabajo inspeccionará barcos pesqueros a partir de noviembre

Durante una entrevista con REVISTA PUERTO, el delegado Regional del Ministerio de Trabajo de la Nación, Fabián Griussi, aclaró que la función del organismo se limita a garantizar el proceso administrativo para el cobro de la indemnización, pero que no puede hacer nada por el porcentaje en negro que cobraban los tripulantes; también confirmó que […]

Durante una entrevista con REVISTA PUERTO, el delegado Regional del Ministerio de Trabajo de la Nación, Fabián Griussi, aclaró que la función del organismo se limita a garantizar el proceso administrativo para el cobro de la indemnización, pero que no puede hacer nada por el porcentaje en negro que cobraban los tripulantes; también confirmó que no tiene prevista la cartera ninguna asignación de subsidios para los familiares. Por otra parte, adelantó que recién a partir de noviembre el Ministerio podrá realizar inspecciones en barcos pesqueros sobre las condiciones laborales de salubridad e higiene; y que no tienen en Mar del Plata ningún tipo de denuncia de los gremios marítimos sobre irregularidades en este sentido.

REVISTA PUERTO: Ha quedado claro que los familiares de las víctimas del Repunte o de cualquier naufragio no necesitan la declaración de presunción de fallecimiento para tramitar y cobrar la indemnización ni el seguro; pero ¿cómo es el procedimiento que debe seguirse en el Ministerio?

FABIÁN GRIUSSI: Lo que el Ministerio de Trabajo de la Nación está realizando son las actuaciones administrativas a los efectos de convocar los familiares de las víctimas del naufragio para que perciban la indemnización del artículo 248 de la Ley de Contratos de Trabajo. Ése es un trámite administrativo que se hace por parte de la empresa y nosotros convocamos a quienes se consideren con derecho mediante la publicación de edicto. Luego hacemos una audiencia con la empresa y se va a acordar con los familiares la modalidad y el monto. En el caso de que haya controversia se entablarán las acciones para dirimir ante la justicia; si están de acuerdo eso se homologa y la empresa pagaría. Eso es lo único que está en trámite.

RP: ¿Existe algún tipo de subsidio, como ha trascendido luego de la reunión de los familiares con funcionarios de la Provincia?

FG: Nosotros no tenemos ningún instructivo al respecto, nuestra injerencia es en lo que tenemos competencia. Del Ministerio de Trabajo de la Nación no fue nadie a la reunión porque no fuimos convocados; quizás exista algo de la Provincia.

RP: Respecto de lo que va a ser la discusión por la indemnización, es sabido que una parte del sueldo se cobra en negro. ¿Cómo se va a manejar esta situación?

FG: Es un tema difícil, porque es un acuerdo que van a realizar entre las partes, es decir, nosotros no podemos saber si hay dinero que se paga de otra manera, nos tenemos que guiar por lo que marca el recibo. Si hay un acuerdo entre las partes de reconocer alguna otra suma, por supuesto que nosotros lo vamos a avalar; pero como Ministerio de Trabajo no tenemos injerencia para determinar estas cuestiones.

RP: ¿No existe un patrón establecido por los acuerdos salariales firmados?

FG: Nosotros nos guiamos por los convenios colectivos de trabajo. Acorde la documentación que presenten los familiares de los trabajadores y la empresa, nosotros vamos a hacer un análisis de lo que les correspondería en concepto de indemnización; pero con los elementos que tenemos.

RP: Muchas veces las tripulaciones son obligadas a renunciar para cobrar el sueldo, es una denuncia que lleva años. Esto afecta la antigüedad de los tripulantes y por ende la suma final de una indemnización.

FG: No estoy en conocimiento de esta situación. No sabemos cuáles son los acuerdos particulares entre el armador y el trabajador.

RP: En realidad no hay un acuerdo sino una imposición.

FG: -Puede ser que existan, no me consta, no digo que sí ni que no, no tengo elementos para decir que es una práctica habitual. El Ministerio de Trabajo lo que hace es vigilar para que se cumpla con la ley, no avalaría de ninguna manera una práctica de este tipo que atenta contra la ley y los derechos de los trabajadores.

RP: ¿No existen denuncias de los gremios marítimos respecto de estas situaciones y de las malas condiciones laborales que existen a bordo de muchos buques?

FG: No he recibido ningún tipo de denuncia. Estamos en contacto con los gremios desde que asumí, traté de visitar a todos los sindicatos, tengo muy buena relación con todos, incluso el Ministerio interviene en el tema paritarias. Por lo tanto tenemos contacto con ellos, pero no nos han denunciado estas cuestiones.

RP: ¿Cuenta el Ministerio de Trabajo con un área específica para atender los temas referidos a la pesca, dadas las particularidades de la actividad?

FG: -Existe, pero no en Mar del Plata. En la Ciudad de Buenos Aires hay un departamento especial que hace fiscalización portuaria en todos los puertos del país; ellos son los idóneos en el tema. Nosotros aquí no tenemos ese departamento y cuando se suscita algún conflicto llamamos y ellos hacen las inspecciones, porque ellos entienden las particularidades del sector. Se necesita gente específicamente capacitada para hacer las inspecciones en materia de puertos.

RP: A lo largo de los años uno ha visto como en el resto del mundo civilizado va cambiando el concepto de habitabilidad de los barcos y acá no se hace nada al respecto. Lo que cuenta la gente de a bordo es que las condiciones en las que trabajan muchas veces son deplorables, ni baños tienen algunos.

FG: A partir de noviembre de este año va a entrar en vigencia un tratado internacional que atiende temas de higiene y salubridad laboral, entre otros temas, que se comenzará a aplicar para los barcos pesqueros en cuatro meses. Se ha hecho una capacitación y está previsto realizar reuniones con los sectores empresario y sindical, porque después sí el Ministerio va a tener facultades para hacer inspecciones dentro de los barcos sobre las condiciones de trabajo. Pero eso recién se comenzará a aplicar en noviembre (Ver subtítulo “Convenio STCW-F”).

RP: Se hicieron dos relevamientos respecto del fraude laboral en las cooperativas de procesamiento de pescado en tierra del que surgió, al menos en uno de ellos, que solo cinco cooperativas estaban dentro de la legalidad. ¿Qué se hizo a partir de esos datos?

FG: Es un tema álgido. La participación del Ministerio en las inspecciones, cuando hay personal de una cooperativa, se evalúa y se hace la imputación correspondiente si hay trabajadores no registrados. La cooperativa dirá que son miembros de una cooperativa, pero tiene que acreditarlo. Después se sanciona a la cooperativa y a la empresa que se servía de esta mano de obra.

RP: ¿Tienen los recursos suficientes para abarcar todo lo que implica la pesca?

FG: Nosotros tenemos un cuerpo de ocho inspectores y una competencia territorial bastante amplia. Ocho inspectores son pocos, pero con el apoyo del departamento que tenemos en Buenos Aires logramos cubrirlo.

RP: En el caso de una cooperativa que no es tal, los montos de multa que debían pagar eran irrisorios. ¿Eso fue modificado?

FG: Sí, tengo expedientes con multas que se mandan a ejecutar por montos de 100.000 pesos, que es una suma considerable.

Convenio STCW-F

El Convenio Internacional sobre Formación, Titulación y Guardia para Personal de Buques Pesqueros (STCW-F) surgió de la Organización Marítima Internacional (OMI) en 1978 y se le agregaron enmiendas en 1995 y 2010, pero no fue sino hasta 2012 que la legislatura argentina le dio aprobación mediante la Ley 26.981. La adhesión se terminó de confirmar por parte del Consejo Federal Pesquero, en el Acta 18, recién después del naufragio del Repunte.

La aprobación de este convenio hecho ley desde hace cinco años, busca garantizar la seguridad de los tripulantes teniendo en cuenta el estado de las embarcaciones, los equipamientos tecnológicos, pero también la capacitación de las tripulaciones, procurando condiciones dignas de trabajo que van desde salubridad e higiene, el tiempo apropiado de descanso y formación para afrontar situaciones de catástrofes o siniestros.

En el STCW-F las Partes se obligan a generar normativas tendientes a lograr el pleno cumplimiento del Convenio; y según acaba de confirmar el delegado regional del Ministerio de Trabajo, Fabián Griussi, será este organismo el encargado de vigilar su cumplimiento a partir del mes de noviembre.

El Convenio marca que deben realizarse inspecciones para verificar si el personal está preparado para actuar ante situaciones de riesgo o para determinar los motivos por los que un buque hizo maniobras irregulares o peligrosas; también debe verificarse que el funcionamiento del buque no constituya un peligro para las personas, los bienes y el medio ambiente. No contar con personal descansado y capacitado para cubrir guardias es motivo para considerar que se está poniendo en peligro a la tripulación.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: REVISTA PUERTO

Publicidad