19 de julio de 2017 17:56 PM
Imprimir

Pese a la recuperación, la actividad frigorífica sigue deprimida

Siguen mejorando indicadores como faena y producción, pero el sector se mantiene en niveles históricos muy bajos. Crece la participación de hembras y baja el peso promedio en gancho.

El último informe mensual de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes de la República Argentina (CICCRA) destacó que el nivel de actividad sectorial -si bien sigue entre los más bajos en 38 años- se mantuvo estable durante junio de 2017, mientras el consumo y las exportaciones crecieron en el primer semestre en términos interanuales. A su vez, el precio de la hacienda sumó su tercer mes consecutivo con tendencia bajista en el Mercado de Liniers.

Actividad y consumo

De acuerdo con las estadísticas del Senasa, en el sexto mes del año se faenaron 1,03 millones de animales, es decir 1,9% más que en igual mes de 2016. Al ponerla en la perspectiva histórica, la actividad sectorial continúa estando entre las más bajas de los últimos 38 años.

En el primer semestre de 2017 la faena de hacienda vacuna se ubicó en 6,15 millones de cabezas y verificó un incremento de 3,6% anual (+213,8 mil cabezas). Del total faenado, 42,5% fueron hembras, lo que arrojó una suba de 2,1 puntos porcentuales en relación al primer semestre de 2016.

Y en lo que respecta a la producción de carne vacuna, en junio el volumen fue de 228 mil tn res con hueso (tn r/c/h) y se ubicó 1,6% por encima del producido en junio de 2016.

En enero-junio del corriente año, la producción de carne vacuna totalizó 1,38 millones de tn r/c/h, volumen que se ubicó 3,1% por encima del verificado en igual semestre del año pasado. Nuevamente, el menor ritmo de recuperación de la producción con respecto a la faena total, fue producto de un pequeño descenso en el peso promedio en gancho (declarado), que fue de 0,5% anual, al pasar de 0,226 a 0,225 tn r/c/h entre los períodos considerados.

Al mercado interno se volcó un total de 1,266 millones de tn r/c/h de carne vacuna en la primera mitad del año, lo que implicó un aumento de 3,1% anual. Del total producido, el consumo interno representó 91,6%.

Y en lo que respecta al consumo (aparente) de carne vacuna por habitante, el mismo se ubicó en 57,5 kg/año en los primeros seis meses de 2017, quedando 2,0% por encima del verificado en el mismo período del año pasado.

Mercado externo

En mayo las exportaciones de carne vacuna se mantuvieron en torno a las 13.500 toneladas peso producto (tn pp), manteniéndose entre las más elevadas del corriente año. No obstante lo cual, y al igual que en abril, en términos interanuales resultaron 6,7% menores. En tanto, en el acumulado de los primeros cinco meses de 2017 las exportaciones de carne vacuna ascendieron a 66.635 tn pp, quedando 18,5% por arriba de las certificadas en el mismo período del año pasado. Medidas en toneladas res con hueso, según nuestras estimaciones totalizaron 97.208 tn y resultaron 0,9% mayores a las de enero-mayo de 2016.

Las exportaciones de cortes congelados y frescos extra Hilton totalizaron 11.557 tn pp en mayo y resultaron 4,9% inferiores a las de un año atrás. En los primeros cinco meses del año se embarcaron 56.932 tn pp (+22,4% anual) por un valor total de 308,7 millones de dólares (+19,1%). El precio promedio por tn pp embarcada se ubicó en 5.422 dólares por tn pp., valor que resultó 2,7% menor al registrado en enero-mayo de 2016. La participación de estos productos en el total exportado de carne vacuna subió de 45,6% a 51,6% entre los períodos analizados.

Hacienda en pie

Por tercer mes consecutivo, en junio de 2017 el precio promedio de la hacienda comercializada a través del Mercado de Liniers disminuyó en relación al promedio del mes anterior. El precio promedio se ubicó en $ 25,309 por kilo vivo y resultó 1,5% inferior al registrado en mayo. En el mismo lapso, el precio promedio de los principales cortes de carne vacuna en las carnicerías exhibió un alza de apenas 0,2%. En consecuencia, en el último mes continuó cerrándose la brecha que se había abierto entre ambas series allá por agosto de 2009 (ahora se redujo a sólo 1,1%), cuando la falta de hacienda hizo que el precio de la hacienda en pie ‘se disparara’.

Todo esto hizo que en relación a junio de 2016 el precio promedio por kilo vivo registrara la tasa de crecimiento más baja desde julio de 2013 (sólo 7,1% anual). En tanto, entre puntas del corriente año (junio ‘17 vs. diciembre ‘16), el precio de la hacienda acumuló un aumento de 5,9%.

Versus alternativas

En el último mes el valor promedio de los cortes de carne vacuna en el mostrador se modificó apenas 0,2% con respecto a mayo, al tiempo que en términos interanuales registró un alza de 15,0%.

Entre iguales períodos la carne aviar registró una baja de 3,6% mensual y un alza de apenas 3,3% anual. En consecuencia, el pollo experimentó una caída de 10,2% interanual en relación al precio promedio de los cortes vacunos.

Y en el caso de la carne porcina, la variación mensual fue negativa en 2,9%, pero la interanual fue positiva en 19,0%. En consecuencia, aún a pesar del cambio que exhibió entre mayo y junio del corriente año, en los últimos doce meses la carne porcina se encareció 3,4% con respecto a la carne vacuna.

Por último, en lo que transcurrió de 2017 (es decir, junio ‘17 vs. diciembre ‘16) la carne vacuna fue la que acumuló la mayor suba (11,1%), guarismo que resultó apenas inferior al del nivel general del Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por el INDEC (12,2%, si se considera un alza de 1,5% en junio). Por su parte, la carne porcina acumuló una suba de 3,5% y la carne aviar acumuló una baja de 6,0%. Nuevamente, surge claramente el abaratamiento de la carne aviar con respecto a la carne vacuna y a la carne porcina (-15,4% y -9,2%, respectivamente).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad